El despliegue militar y policial en la alguna vez joya del pacífico mexicano, Acapulco, no alcanzó para evitar que la violencia aterrizara en medio de un día de sol, entre turistas, sombrillas y reposeras. Un hombre llegó caminando por la orilla y le disparó a otro que estaba en el mar.

La escena ocurrió en la playa de Caletilla, una de las más populares de Acapulco, con sus sombrillas azules y sus reposeras blancas de cara el mar. El asesinato dio paso a escenas de pánico.

Forenses examinan el cuerpo del pescador asesinado. / AFP

Forenses examinan el cuerpo del pescador asesinado. / AFP

Según informa el diario El Universal, al lugar llegaron la policía y los militares, alertados por los disparos.

El asesino intentó huir nadando, pero fue detenido.

La víctima era, según informa el Excélsior, un pescador de la zona, enfrentado a otro, su verdugo, por el control de la venta de drogas en el lugar, de acuerdo con el portavoz del grupo que coordina la seguridad en Guerrero, Roberto Álvarez, informó el sitio SDPnoticias.com.

El agresor, de 33 años, fue identificado y detenido después de que intentara huir nadando. En la playa habían policías estatales y militares que hacían recorridos y vieron que en el mar, sobre las rocas, un hombre le disparó a otro que se encontraba nadando. Su cuerpo quedó flotando.

Forenses y militares cargan el cuerpo del pescador asesinado y lo retiran de la playa. /AFP

Forenses y militares cargan el cuerpo del pescador asesinado y lo retiran de la playa. /AFP

La víctima, de unos 30 años de edad, vestía una remera naranja y un short, su cuerpo quedó flotando hasta que las mismas olas lo sacaron hasta la playa, donde provocó pánico entre turistas.

Acapulco es la segunda ciudad del país con más muertes violentas en lo que va del 2018, al registrar 150 asesinatos solo en enero y febrero pasados, según datos oficiales.

Forenses cargan el cuerpo de la víctima en un vehículo. / AFP

Forenses cargan el cuerpo de la víctima en un vehículo. / AFP

Pese a la ola de violencia que azota a Acapulco, el tiroteo ha tomado por sorpresa a los visitantes de Caletilla, que suele estar “blindada” y permanentemente resguardada por policías y militares.

Con niveles menores de violencia, Cancún –el otro gran balneario mexicano sobre el Atlántico– también está sufriendo una ola de asesinatos, que de no ser controlada terminará sumergiendo al famoso resort en un nuevo Acapulco.

Deja un comentario