Ser un ángel de Victoria’s Secret te obliga a mantener un físico “perfecto”. Quedarse embarazada no te exime de las obligaciones y debes recuperar tu forma lo antes posible. Pero para la top model Alessandra Ambrosio la maternidad supuso un cambio en positivo.

Celebrating with my loves 🎂✨🎈

A post shared by Alessandra Ambrosio (@alessandraambrosio) on

La modelo considera que desde que es mamá que tiene una relación más saludable con su dieta y está más feliz con su figura. “Creo que tengo mejor cuerpo ahora que antes de tener a mis hijos. No es sólo porque lo trabajo mucho, cosa que antes no hacía, sino también porque ahora está más formado y eso me gusta”, confesó en una entrevista para The Edit de Net-a-Porter.

“No se trata de poseer un físico de Barbie, se trata de tener las curvas correctas, sean del tamaño o proporciones que sean”, predica.

“Después de Anja, sólo tenía tres meses para perder peso antes del show de 2008 y tuve que volver al programa de 1.200 calorías que tanto odio”, explicó. Esa experiencia fue la que la llevó a ser una fiel defensora de una alimentación equilibrada en la que haya lugar para pequeños caprichos. “Cada vez que me pongo a dieta, todo va cuesta abajo. Así que si quiero un pequeño bocado de chocolate negro o disfrutar de un cóctel con mis amigos el fin de semana, pues lo tengo”, asevera.

Todo gira en torno a la moderación y variar un poco cada día. Obviamente, trato de no excederme con la pasta, pero si estoy en Brasil, donde todo es pasta y pan delicioso, pues obviamente como. Cuando regreso a Los Ángeles, lo compenso con ensaladas de pollo y pescado con verduras”, indica.

Let the fun begin … ✌️💕🌈🌵🦄💫 #foreveronvacation #coachella

A post shared by Alessandra Ambrosio (@alessandraambrosio) on

Dicen que los chicos siempre vienen con un pan bajo el brazo. En el caso de Ambrosio, llegaron con una lección de vida que se ha convertido en uno de sus mantras personales.

Deja un comentario