Un grupo de investigadores de la británica University of St Andrews desarrolló unos lentes de contacto que “disparan” rayos láser como los ojos de Superman. Si bien este “superpoder” no servirá para luchar contra el crimen, como el famoso hombre de acero, pero sí para otros usos de la vida cotidiana.

Este invento está basado en membrana de un milímetro de espesor que emite una luz láser de baja intensidad, iluminada por un láser externo, utilizando un material semiconductor orgánico que es considerado seguro para el ojo humano.

La versatilidad de esta tecnología permitiría que la misma membrana haga más seguros los sistemas de reconocimiento basados en el iris o que funcione en cheques, como una especie de etiqueta, según publicó la revista Nature Communications.

Además, esta membrana es lo suficientemente flexible como para adaptarse al contorno de un ojo. Pero todavía es muy temprano para experimentarla en seres humanos, reconocieron.

Hasta el momento solamente fue colocada en forma experimental en una lente de contacto y probada en el ojo de un bovino. Y los resultados fueron muy satisfactorios.

De acuerdo con los investigadores, es un primer paso para obtener lentes de contacto láser para el hombre, en utilización en sistemas de reconocimiento.

Esta membrana emite una firma óptica única: “regulando la estructura reticular del material, la emisión del láser puede ser proyectada en modo de mostrar una serie de líneas, como la secuencia de 1 y 0 en un código a barras digital”, reveló uno de los científicos, Markus Karl.

Hasta hoy solo se habían logrado semiconductores orgánicos que emiten luz láser, pero rígidos y gruesos. Esta es la primera vez que se obtiene una membrana flexible, muy delgada y, al mismo tiempo, robusta, de modo de poder colocarse en cualquier superficie.

Asimismo, las propiedades de la membrana, incluidas las ópticas, no cambian cuando es insertada en cualquier material.

Esto la hace ideal en las aplicaciones de seguridad, por ejemplo, para usarla como etiqueta anti-falsificación.

Deja un comentario