Un oficial de la Policía de Miami ha sido acusado de posesión de cocaína y consumirla, lo cual denota además una violación al código de ética del cuerpo policíaco.

Adrián Santos fue suspendido el pasado mes de noviembre, luego que un equipo investigador arrojara el delito cometido, pero no fue hasta esta fecha que el incidente fue revelado al público.

Foto Diario las Américas

“Los oficiales de la Policía han jurado hacer cumplir la ley y también tienen la responsabilidad de respetarla”, comentó la fiscal estatal de Miami-Dade Katherine Fernández Rundle.

“No hay excepciones”, recalcó. “Esta imputación es el fruto de una investigación exhaustiva, que fue realizada por la Policía de Miami y el equipo de la fiscalía estatal, dirigida a salvaguardar la integridad de nuestras fuerzas policíacas”, argumentó.

El informe reveló que Santos fue sorprendido cuando inhalaba cocaína de una bolsita plástica, durante la noche del 17 de noviembre y altas horas de la madrugada del siguiente día, en una popular discoteca del centro de Miami.

Deja un comentario