Siempre encendidas, disponibles para ser utilizadas en cualquier momento y con bajo consumo de energía: estas son las premisas que tendrá la nueva generación de computadoras portátiles con el sello de Qualcomm, el responsable detrás de los procesadores presentes en varios de los teléfonos móviles más potentes del mercado, y que ahora estará, también, en las PC, tal como había adelantado la compañía a principios de año.

En el Snapdragon Summit que se llevó a cabo en Maui, Hawaii, Qualcomm anunció la alianza con Microsoft para combinar Windows 10 con su línea de procesadores Snapdragon 835, en una estrategia apunta a desarrollar equipos que combinen las características propias de un smartphone de tope de gama en una computadora 2 en 1.

De esta forma, el foco de Qualcomm apunta a trasladar los rasgos distintivos de los smartphones, como la conectividad móvil a Internet constante y la obsesión por el bajo consumo de energía, en el entorno Windows 10 S, la versión del sistema operativo de Microsoft adaptada para los microprocesadores basados en la arquitectura de ARM (distintos de los de Intel o AMD, pero omnipresentes en el mundo de la telefonía móvil).

Microsoft siempre mantuvo a Windows dentro de la plataforma x86, dominada por los procesadores de Intel y AMD. Sin embargo, la compañía tuvo un antecedente con la arquitectura ARM con una versión adaptada de Windows 8 denominada RT. La experiencia se implementó en uno de los modelos de su línea de portátiles Surface, pero no tuvo una gran adopción en el mercado y fue discontinuado en 2015.

En este nuevo intento, Microsoft apuesta por Windows 10 S, una edición que sólo admite aplicaciones de su tienda oficial, pero sin más restricciones que esa (a diferencia de Windows RT, que era mucho más limitado). Con un ambiente más controlado, la compañía se asegura una optimización de los recursos disponibles tanto en el sistema operativo como en el hardware del equipo.

Qualcomm, por su parte, asegura que esta asociación con Microsoft permitirá que los usuarios cuenten con computadoras portátiles con una autonomía de la batería de más de 20 horas.

“La anterior experiencia con Windows RT fue muy diferente, porque era un sistema operativo diferente a la versión conocida por los usuarios. En esta ocasión, los consumidores podrán utilizar Windows 10 S, o cambiar a Windows 10 Pro para acceder al uso de todas las aplicaciones conocidas de forma habitual”, dijo Josephine Tan, vicepresidente de Producto de HP, una de las compañías que participan del desarrollo de computadoras portátiles con procesadores Qualcomm Snapdragon.

Por defecto, las computadoras 2 en 1 con chips Snapdragon utilizan Windows 10 S, y si se decide utilizar Windows 10 Pro (tras el pago de 49 dólares), el sistema operativo emulará el funcionamiento de las aplicaciones desarrolladas para la arquitectura x86 utilizada por Intel y AMD. En este punto, Tan asegura que la experiencia de uso en Windows 10 Pro mantendrá los mismos valores de autonomía de uso en la batería. Hace tiempo que los chips ARM han logrado una performance que puede competir con el segmento bajo y medio de los procesadores de PC.

¿Cuál es la ventaja de usar este tipo de procesadores en el entorno PC? Además de estar siempre disponibles, conectadas y que tengan un bajo consumo de energía sin resignar rendimiento y prestaciones, las computadoras con Snapdragon y Windows 10 intentarán diluir los límites técnicos entre dos arquitecturas como ARM y x86. Cada una, dominante en sus respectivos segmentos y ubicadas en veredas diferentes, como el competitivo mundo de los dispositivos móviles conformado por los smartphones y las tabletas frente al enorme pero decreciente mercado de las computadoras personales.

Microsoft ya había avanzado en este camino con equipos como el HP x3 Elite, un smartphone con Windows 10 Mobile que al conectarse a una base se transformaba en una PC de escritorio o una portátil. Este nuevo anuncio va en ese sentido, pero con menos flexibilidad de formato (lo que redunda en una mejor integración de hardware). Es una PC, y no más que eso.

Otros fabricantes, como Samsung o Huawei (y Motorola antes), están optando por crear entornos tipo PC para cuando sus smartphones se conectan a una base compatible (por ahora orientada al equipo de escritorio, pero que podría transformarse en una portátil en poco tiempo, como demostró Asus con su línea híbrida Transformer hace unos años).

Cuáles son las PC con alma de smartphone

En su evento Snapdragon Summit, Qualcomm presentó los primeros modelos de computadoras 2 en 1 con su procesador Snapdragon 835 y Windows 10 de la mano de Asus y HP, dos fabricantes y socios de Microsoft históricos.

Por el lado de la firma taiwanesa estuvo la Asus NovaGo, con todas las funciones típicas del sistema operativo de Microsoft, tales como el sistema de validación biométrica Windows Hello y el asistente por voz Cortana, pero en la versión Windows 10 S. Los usuarios, no obstante, podrán optar por cambiarlo a la versión Windows 10 Pro.

Una Asus NovaGo, con chip Snapdragon y conexión 4G
Una Asus NovaGo, con chip Snapdragon y conexión 4G.

La Asus NovaGo cuenta con una pantalla táctil de 13,3 pulgadas con una resolución de 1920 por 1080 pixeles. En su interior cuenta con el mencionado procesador de Qualcomm, el mismo que está presente en smartphones como el Galaxy S8 de Samsung, acompañado por 4 u 8 GB de memoria RAM y 64 o 256 GB de capacidad de almacenamiento. Con la promesa de ofrecer 22 horas de autonomía de uso, su precio será de 599 y 799 dólares según su capacidad de almacenamiento.

HP apostó a un diseño 2 en 1 con pantalla desmontable en el modelo Envy x2, con 8 GB de memoria RAM y 256 GB de capacidad de almacenamiento. Con la misma configuración de sistema operativo y procesador, la firma estadounidense promete que tendrá una autonomía de uso de 20 horas. Aún no definió cuál será el precio del equipo.

Una HP Envy x2
Una HP Envy x2.

Además de Asus y HP, Qualcomm también confirmó que Lenovo presentará su propio modelo de PC convertible con Snapdragon 835 en la próxima edición de la feria CES de Las Vegas. La disponibilidad, en ambos casos, apunta para el próximo año, en un despliegue en los mercados de Estados Unidos, Reino Unido, Australia y Francia, y no se confirmó su despliegue en América latina.

Deja un comentario