Preso desde el sábado 7 de abril y aislado políticamente desde entonces, el ex presidente Lula da Silva continúa sin embargo al frente de las encuestas de cara a las elecciones presidenciales de octubre: le gana aún a cualquiera de sus oponentes tanto en la primera vuelta como en la segunda. Así lo revela la última investigación de Datafolha publicada este domingo, pasada la medianoche. Según esa pesquisa, el ex mandatario tiene 31% de las preferencias del electorado, seguido atrás por el ultraderechista Jair Bolsonaro con 15% y en tercer lugar por Marina Silva con 10%.

En su editorial de este domingo, el diario Folha de Sao Paulo, que editó la investigación, advierte: “La mayoría de los electores no cree que Luiz Inácio Lula da Silva (PT) vaya a disputar la presidencia”. Pero concluye: “Esa evolución, con todo, no contribuyó para clarificar o alterar en forma clara la disputa entre los demás pre candidatos”. El director de la encuestadora, Mauro Paulino, resalta en su artículo -también publicado este domingo- que Lula cayó 3 puntos comparado con febrero, cuando se colocó entre 34 y 35% de apoyo. Y para él ese descenso fue provocado por la detención del dirigente. Pero enseguida remarca en su análisis: “Sin embargo, los demás candidatos no crecen”. Y más aún advierte: “Una porción inédita de los encuestados dicen que votarán en blanco o anularán el voto”.

Un dato que contrasta en la encuesta es la diferencia entre quienes consideran justa la prisión del ex jefe de Estado y los que se manifiestan en contra. Son 54% en el primer caso y 40% en el segundo. Y es abrumadora la mayoría de quienes piensan que Lula no podrá presentarse: 62%.

Deja un comentario