Un partido de baloncesto disputado este lunes entre Australia y Filipinas, clasificatorio para la Copa Mundial de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA, por sus siglas en inglés), terminó en una batalla campal por una falta.

El encuentro, que tuvo lugar en Manila, se salió de control cuando el jugador australiano Chris Goulding cayó al suelo tras recibir un fuerte empujón de un jugador filipino.

A solo cuatro minutos para que concluyera el tercer cuarto, otro jugador australiano, Daniel Kickert, dio un codazo a un rival. Posteriormente se desató la pelea, donde incluso volaron sillas.

El zafarrancho pudo ser visto en vivo por televisión. Los jugadores australianos quedaron conmocionados al ver a Kickert siendo perseguido por la cancha por jugadores filipinos. El jugador de la NBA, Thon Maker, entró en la pelea con una patada voladora.

Andray Blatche, de la selección filipina, lanzó una soga, mientras que el público tiró botellas y abucheó a los jugadores.

Cuando los árbitros recuperaron el control se revisó un video de la pelea y 13 jugadores fueron expulsados del partido, 9 de ellos filipinos.

Las redes sociales se hicieron eco del incidente, comentando que “el baloncesto se convirtió en la UFC” durante dicho partido.

Miembros de la FIBA han confirmado que se iniciará una investigación sobre el “incidente”. Ambos equipos se enfrentarán a audiencias disciplinarias.

Deja un comentario