Beber después de hacer ejercicio quizá no es la mejor idea, pero existen maneras de ayudar a contrarrestar los efectos negativos.

Beber una cerveza luego de terminar tu rutina de ejercicios es un momento celestial. La sangre sigue bombeando endorfinas cuando el líquido gasificado y espumoso atraviesa tu garganta. No es extraño que el alcohol sea la droga más popular entre los atletas y quienes realizan ejercicio con regularidad.

Pero, ¿será que esas enormes margaritas, las que siempre hay en promoción, están saboteando tus músculos?

La respuesta es un tanto más complicada de lo que parece. Si estás intentando perder peso, el alcohol se convierte en calorías vacías que en definitiva no te ayudarán, especialmente si comes papas fritas con queso o cualquier otra botana, que suelen ser muy grasas.

Resultado de imagen para alcohol

Es un “oxímoron absoluto”, si haces ejercicio para perder peso y consumir alcohol después, dijo el Dr. Bob Girandola, profesor asociado en el Departamento de Biología Humana de la Universidad del Sur de California.

Si estás intentando ganar músculos, consumir alcohol después del gimnasio puede interrumpir la síntesis de las proteínas, un proceso que daña el crecimiento de los músculos.

En un estudio realizado en Australia, los investigadores midieron los efectos de dar a los atletas universitarios seis cócteles de vodka con jugo de naranja para consumirlos en el transcurso de tres horas después de haber hecho ejercicio. Eso supone un total de 112 grs de alcohol, cantidad basada en las propias prácticas de consumo excesivo de alcohol entre atletas.

Los investigadores descubrieron que el alcohol provocaba la disminución hasta un 37 por ciento de la síntesis de proteínas. Pero, si los atletas consumían proteína en suero ANTES de comenzar a beber en exceso, el porcentaje se reducían hasta un 24 por ciento.

Mi propio análisis no es científico, pero llenar el estómago con suero antes de la peda también aumentará las probabilidades de redecorar mi alfombra.

Solo porque beber alcohol después de hacer ejercicio no sea tan terrible con tus músculos si te proteges con el suero, no significa que debas hacerlo.

“Si estás tratando de ganar músculo y conseguir los máximos beneficios a la salud, no tiene ningún sentido consumir alcohol”, dice Girandola. “¿Por qué consumir alcohol cuando tienes tantas otras opciones que serán mucho más benéficas para tu salud?”

Bueno, porque nadie puede resistir los tragos que sirve tu amigo, ¡dah!

Deja un comentario