Billie Lourd , hija de la fallecida actriz Carrie Fisher, es su única heredera y así se convertirá en acreedora de un patrimonio de casi siete millones de dólares, según se puede constatar en documentos archivados por el albacea de la herencia de la protagonista de Star Wars.

La joven actriz tendrá así acceso a las distintas cuentas bancarias de su madre como también a la emblemática casa de la que era propietaria en Beverly Hills. Pero la suma que heredará seguramente se incrementará en los próximos meses -y años- gracias a la recaudación de los derechos de imagen de la protagonista de Star Wars, de las ganancias de sus libros y de otros emprendimientos a los que estaba vinculada, antes de fallecer en diciembre del año pasado.

En tanto, en diciembre de este año, el 14 para ser más exactos, se estrenará el octavo episodio de la saga, El último Jedi,donde se podrá ver el último trabajo de la actriz en pantalla grande. Si bien se dijo que en el episodio nueve también ella estaría presente, después la productora descartó esta posibilidad.

Donaciones. A raíz de los problemas con las drogas que tuvo su madre y su bipolaridad, la protagonista de Scream Queens decidió que parte de su herencia -como objetos de arte y colecciones- sea subastado el mes próximo en favor de la fundación benéfica de Fisher, The Thalians.

Deja un comentario