“Jugosa, con un exterior crujiente y un interior semejante a la carne picada, aunque con un sabor suave y más agradable comparado con las típicas hamburguesas de las cadenas de comida rápida. Así es la hamburguesa de carne artificial que comí en Washington D.C hace un mes”, cuenta el emprendedor tecnológico Mariano Baca Storni y agrega que, al tratarse de un alimento sin grasas de origen animal, le resultó mucho más fácil digerirla.

El desarrollo en cuestión es el resultado de una startup tecnológica de Silicon Valley llamada Impossible Foods, enfocada en el desarrollo de alimentos más sostenibles. Esta firma viene trabajando para simular el aroma, textura y sabor de la carne vacuna. Hoy, su producto estrella puede conseguirse en unos 700 locales gastronómicos en Estados Unidos a un precio superior al de una producto de origen animal. Por ejemplo, Baca Storni desembolsó con gusto unos 25 dólares en un comercio ubicado en uno de los barrios más exclusivos de la capital norteamericana.

Por qué pensar en carne artificial

Según datos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la producción mundial de carne se ha multiplicado por cuatro desde 1960, mientras que la población se ha duplicado. Además, se trata del alimento que más recursos naturales requiere, y esta actividad es la responsable del 18% de todos los gases de efecto invernadero.

La hamburguesa vegetal tiene, según sus creadores, el mismo sabor y textura que la de carne

La hamburguesa vegetal tiene, según sus creadores, el mismo sabor y textura que la de carne

Para contrarrestar este impacto en el planeta es que están surgiendo varios emprendimientos de base tecnológica. Por ejemplo, desde Impossible Foods aseguran que en la fabricación de su carne artificial se usa un 95% menos de tierra, un 74% menos de agua y se emite un 87% menos de gases GEI que en la producción de carne de vaca convencional. Además, estos desarrollos evitan que los animales sufran por el hacinamiento. Por otra parte, y con el mismo objetivo, el año pasado la empresa Memphis Meat anunció la elaboración de la primera carne de pollo artificial, producida a partir de células madre musculares de animales vivos.

La hamburguesa de Impossible Foods se elabora con materia prima vegetal. Para eso se utiliza, entre otros elementos, aceite de coco, trigo, papas y hemo, que es el ingrediente que provoca el “sangrado” similar al de la carne. Se trata de un elemento que se encuentra en el músculo animal, y la compañía descubrió cómo tomarlo de las plantas de soja y producirlo mediante la fermentación, dando lugar a una levadura genéticamente modificada.

Deja un comentario