La poetisa Liu Xia, viuda del disidente chino y Nobel de la Paz Liu Xiaobo, partió de China este martes, recuperando así la libertad tras años de arresto domiciliario.

La poetisa de cabello corto, que nunca había sido condenada, debía llegar a Alemania al fin de la tarde, a pocos días de cumplirse el primer aniversario de la muerte de su marido, ocurrida el 13 de julio de 2017.

Liu Xia./ AP

Beijing confirmó el viaje de Liu, precisando que iba a Alemania a seguir un “tratamiento médico”.

Según sus amigos, Liu Xia sufre una grave depresión.

Liu, de 57 años, se encontraba de hecho en prisión domiciliaria, sin libertad de movimiento desde 2010, cuando su marido recibió el Premio Nobel.

El fallecimiento de Liu Xiaobo, en julio de 2017 debido a un cáncer de hígado, no había cambiado su situación.

“Hoy, hacia las 11.00 locales Liu Xia tomó un vuelo de Finnair y dejó Beijing” rumbo a Helsinki, la capital de Finlandia, anunció a la AFP Ye Du, un amigo de la poetisa.

Liu Xia a su arribo en  Helsinki. Su escala final sería Alemania. / AFP

Liu Xia a su arribo en Helsinki. Su escala final sería Alemania.

El disidente Wu’er Kaixi dijo en Taipei, que tenía información “de primera mano” de que Liu se encontraba a bordo del vuelo AY86 da la compañía finlandesa hacia Helsinki.

El disidente Liu Xiaobo, quien participó de la protestas en la Plaza Tiananmen en 1989, había sido condenado en 2009 a 11 años de cárcel por “subversión” por haber firmado un llamado a elecciones libres en China. Murió el año pasado mientras cumplía la pena, trágico hecho que lo convirtió en el primer laureado con el premio Nobel en morir preso desde la era de los Nazi en Alemania.

Liu Xia era vigilada por la policía política de China a pesar de que no había sido condenada, y siguió bajo ese régimen después de la muerte de su esposo aunque las autoridades chinas sostenían que gozaba de libertad.

Liu Xia./ AFP

Liu Xia.

En mayo, cinco diplomáticos occidentales, un alemán, un francés, un británico, un canadiense y uno de la Unión Europea, habían intentado visitar a Liu Xia pero fueron impedidos por la policía sin explicación alguna.

Estados Unidos, la Unión Europea y el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU también reclamaron a Beijing su liberación.

En una reciente llamada telefónica muy emotiva con su amigo cercano, el escritor chino Liao Yiwu, Liu dijo: “Tendrán que añadir una línea en la Constitución que diga, ‘Amar a Liu Xiaobo es un crimen grave, es una sentencia de por vida'”.

Un activista guarda un minuto de silencio junto a un retrato de Liu Xia, viuda del Nobel de la Paz Liu Xiaobo, en un puesto montado por simpatizantes en Hong Kong./ EFE

Un activista guarda un minuto de silencio junto a un retrato de Liu Xia, viuda del Nobel de la Paz Liu Xiaobo, en un puesto montado por simpatizantes en Hong Kong.

La salida de Liu Xia tiene lugar después de la visita que la canciller alemana Angela Merkel efectuara a China a fines de mayo pasado.

Ese mismo mes, una decena de reconocidos escritores y artistas, entre ellos Michael Chabon, Paul Auster y Khaled Hosseini, también pidieron que le permitieran someterse a un tratamiento médico en el exterior.

Uno de sus allegados, el escritor disidente Liao Yiwu, que vive exiliado en Alemania, afirmó en ese momento que la poetisa le confió durante una conversación telefónica que estaba dispuesta a “dejarse morir” por la prohibición de las autoridades chinas de abandonar el país.

Foto de archivo de una activista que muestra su apoyo a Liu Xia, durante una protesta del Partido Cívico y la Alianza de Hong Kong de Apoyo a Movimientos Democráticos Patrióticos./ EFE

Foto de archivo de una activista que muestra su apoyo a Liu Xia, durante una protesta del Partido Cívico y la Alianza de Hong Kong de Apoyo a Movimientos Democráticos Patrióticos.

“Es realmente maravilloso que Liu Xia sea finalmente autorizada a abandonar China después de todo lo que ha sufrido estos años”, declaró Patrick Poon, de la organización Amnistía Internacional.

“Sufre de depresión y es bueno que pueda recibir tratamiento en el extranjero”, agregó.

No obstante, Poon expresó su preocupación por la suerte del hermano de Liu Xia, Liu Hui, que sigue en China. “Quizás ella no se atreva a hablar aunque lo desee por miedo de lo que suceda a su hermano”, indicó.

Liu será recibida en Berlín por el opositor chino Liao Yiwu, según una organización de derechos humanos taiwanesa.

Deja un comentario