Una mujer alquiló una Ferrari 458 en Wengling, China, pero la tuvo que devolver rápido… y destruida. Al rato de haberla retirado del concesionario chocó muy fuerte contra una BMW X3 que venía por la mano contraria. Ésta, a su vez, se la pegó a un Nissan de color negro.

Si bien las causas del siniestro se desconocen, todo parece indicar que perdió el control del vehículo producto del agua que había en el asfalto. Por suerte, nadie resultó herido. Eso sí: el tren delantero de la 458 no sirve más.

“Es la primera vez que manejo una Ferrari. La sensación es realmente increíble“, había confesado la mujer minutos antes del choque en un video que colgó en sus redes sociales.

No está claro si el vehículo estaba asegurado ni quién debe hacerse cargo de los daños, pero el costo por reparar este deportivo italiano podría costar unos 200 mil euros. La empresa de alquiler lo había importado a China por casi 500 mil euros.

Deja un comentario