La falta de compañía es un problema para los ingleses. A principios de 2018, Theresa May creó la Secretaría de la Soledad que, lejos de querer emular una realidad orwelliana, tenía como objetivo abordar la problemática a la que se enfrentan los países europeos, producto del crecimiento de la población anciana. Ahora anunciaron que los médicos podrán hacer “recetas sociales” para combatirla.

Se trata de una estrategia, que esperan que esté vigente hacia 2023, para que las personas no se queden aisladas ni consuman medicación que compense la situación. En este sentido, los doctores podrán instruir a sus pacientes para que asistan a actividades sociales, como clases de cocina, grupos de caminata o clubes de arte.

La propia Primera Ministro aseguró que la soledad “es uno de los desafíos de salud pública más grandes de nuestro tiempo”, debido a que está asociada a una variedad de enfermedades, como problemas cardíacos, accidentes cerebrovasculares y Alzheimer. En la actualidad, el Gobierno estima que alrededor de 200 000 personas mayores en el país no han tenido una conversación con un amigo o pariente en más de un mes.

Con esta iniciativa se espera que mejore la calidad de vida de las personas, al tiempo que disminuya la demanda al sistema de salud público. Una fundación avocada a estos temas prevé que para 2025, más de 2 millones de personas mayores de 50 años estén solas, lo que representa un aumento del 49% respecto de 2015.

También crearán nuevos centros que recepcionen a estas personas y firmarán un convenio con el Servicio Postal para que los carteros estén atentos a quienes puedan necesitar este tipo de ayuda. Esta no es una propuesta exclusiva para la tercera edad: varias empresas también se comprometieron a desarrollar acciones en pos del bienestar de sus empleados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here