La cintura suele ser la parte del cuerpo más rebelde a la hora de hacer dietas para adelgazar. Incluso, a veces no se trata de bajar de peso, sino simplemente de reducir centímetros del abdomen.

Con frecuencia, la razón por la que el pantalón no logre cerrar, tiene que ver con la hinchazón que nos hace ganar volumen; por lo que solo necesitamos cambiar algunos hábitos.

Por lo tanto, no es necesario que te sometas a dietas muy sacrificadas o debas internarte en el gimnasio, basta un cambio en tu conducta alimentaria para volver a sentirse ligero, más vital y de paso, depurar el cuerpo de toxinas.

La principal clave está en llevar una alimentación saludable, equilibrada y consciente, que junto con algunos otros consejos, permitirá deshinchar el abdomen con rapidez.

Las claves para reducir centímetros de cintura

Lo más importante a tener en cuenta son las cantidades de los alimentos a ingerir, que dependerán de cada persona. Hay que evitar llenarse al máximo y aprender a parar de comer cuando ya no tenemos hambre.

Estar al 80% es el momento ideal para no acumular calorías innecesarias. En especial, porque a veces solemos llenar ese 20% restante con cosas dulces que es lo que más engorda.

Muchas personas se hinchan después de cada comida porque no mastican bien los alimentos; se debe masticar cada bocado hasta disolverlo prácticamente en la boca.

El horario de la cena es un punto importante también. Cuando viajamos, muchas veces nos asombra que la hora de cenar es algunos países sea la que para nosotros es la merienda. Pues ese debe ser el momento oportuno para cenar.

Si unas horas después tenemos hambre, hay que evitar picotear cosas dulces, mejor optar por una infusión digestiva, un vaso de leche vegetal, un kiwi, o un puñado de frutos secos, por ejemplo. Ese sencillo hábito hará una gran diferencia.

Hay que considerar que la hinchazón puede deberse a trastornos digestivos, por eso, lo recomendable es siempre acudir al médico para que descarte posibles alergias, intolerancias alimentarias o trastornos nerviosos que estén causando una inflamación crónica del intestino.

Tres hitos importantes para el cambio de hábitos

1. El desayuno

DESAYUNO. Debe aportar el valor energético necesario para el día.

DESAYUNO. Debe aportar el valor energético necesario para el día.

El desayuno es la comida más importante del día por lo que debe aportar la suficiente energía para rendir con vitalidad el resto de la jornada. Debemos elegir una propuesta saludable, nutritiva, rica en alimentos crudos, fibra, grasas buenas y proteína vegetal.

Esa combinación de alimentos brindará sensación de saciedad y vitalidad, a la vez que ayudará a reducir la cintura. Un aliado ideal al levantarnos puede ser un batido de fruta.

2. La comida debe basarse en dos raciones

FRUTOS SECOS. Son fuente de proteína y la opción ideal si el hambre ataca entre comidas.

FRUTOS SECOS. Son fuente de proteína y la opción ideal si el hambre ataca entre comidas.

Tanto el almuerzo como la cena deben estar compuestas por dos raciones: una ración que puede ser vegetal crudo o cocido: ensalada, verduras salteadas, crema de verduras, por ejemplo, y una ración de proteína: carne, pescado, huevo, legumbres, aguacate, queso fresco, frutos secos.

En el caso del almuerzo, se recomienda optar por raciones más consistentes porque necesitamos energía para seguir el día, mientras que por la noche lo conveniente es que la verdura sea cocida y la proteína magra para facilitar la digestión.

Los carbohidratos deben consumirse en pequeñas cantidades y especialmente al mediodía. Conviene elegir los que sean de buena calidad e integrales. A la hora del postre, inclinarse por las frutas.

Si el hambre ataca entre cada comida, consumir un puñado de frutos secos, jugos caseros de vegetales, una banana, una manzana o un yogur descremado.

3. Ejercicio y estiramientos

EJERCICIO. Durante el día es recomendable caminar tanto como sea posible.

EJERCICIO. Durante el día es recomendable caminar tanto como sea posible.

Por último, es fundamental incorporar a la rutina diaria la caminar tanto como sea posible y realizar algún deporte de intensidad media por intervalos durante media hora diaria.

La actividad física que combina saltos, sentadillas, flexiones y carreras, es excelente para aumentar el metabolismo y quemar grasa, en especial de la zona de la cintura.

Deja un comentario