La noche del 16 de diciembre de 2012, una estudiante de fisioterapia de 23 años subió a un colectivo con un amigo para regresar a su casa luego de ver una película en un cine de Delhi. Lo que pasó después conmocionó a la India: seis hombres golpearon al joven, lo dejaron inconsciente y después violaron y torturaron durante horas a la chica, que murió 13 días más tarde. Tras un juicio, la Justicia de ese país condenó a muerte a cuatro de los delincuentes.

El lunes, los magistrados rechazaron los recursos presentados por tres de los cuatro condenados a la pena capital, Mukesh (29 años), Pawan Gupta (22) y Vinay Sharma (23). En los recursos se pedía cambiar la pena de muerte por cadena perpetua.

”El Tribunal Supremo ha tomado su decisión sobre estos jóvenes bajo presión pública, presión política y presión mediática”, denunció en declaraciones a los medios a la salida del juzgado el abogado de la defensa, A.P. Singh, el cual agregó que todavía hay “procesos legales” para poder recurrir la sentencia. Por su parte, el cuarto condenado a muerte no presentó recurso.

 La madre y el padre de la joven violada y asesinada en 2012, saludan a la salida del Tribunal Supremo en Nueva Delhi, India, el 9 de julio del 2018.

La madre y el padre de la joven violada y asesinada en 2012, saludan a la salida del Tribunal Supremo en Nueva Delhi, India, el 9 de julio del 2018.

Otro de los seis hombres que fueron implicados en la violación y presunto cabecilla del grupo, Ram Singh, se suicidó presuntamente en marzo del 2013 en la cárcel, mientras que un sexto, menor de edad, fue condenado a tres años de reclusión en un correccional y librado en diciembre de 2015 tras cumplir la sentencia.

Activistas indias manifestándose contra el acoso sexual a las mujeres

Activistas indias manifestándose contra el acoso sexual a las mujeres

La condena tuvo en cuenta que tras la brutal violación la victima murió en el hospital días mas tarde debido a la gravedad de sus heridas. El caso llevó al Gobierno a endurecer la legislación contra los ataques sexuales.

Deja un comentario