Un indocumentado griego fue detenido y deportado de Estados Unidos tras ser acusado de crueldad animal por matar un gato con una ballesta en un hotel de Miami, Florida.

Los hechos ocurrieron en abril pasado, según informaron esta semana medios locales tras la deportación de Georgios Kollias, un inmigrante griego que laboraba como guardia de seguridad para el Franklin Hotel en Miami Beach.

Según el reporte de la policía local, el gato conocido como Strushie apareció moribundo con dos flechas clavadas en el cráneo, en una playa de la zona. Lo llevaron a una clínica para animales, pero Strushie no sobrevivió.

De inmediato, activistas y vecinos se unieron para dar con el responsable del hecho y ofrecieron una recompensa de 27.000 dólares por información. La policía logró dar captura a Kollias gracias a los videos de seguridad del hotel, que mostraron al griego buscando al gato con una ballesta, hasta que lo localizó entre unos arbustos bajos y apretó el gatillo dos veces contra el gato.

Kollias fue detenido y encerrado en la cárcel Turner Gulford Knight de Miami, bajo una fianza de 25.000 dólares. Se le acusó de crueldad animal, delito castigado con cinco años de prisión, sin embargo, dado que la ciudad de Miami dejó de ser santuario tras la llegada de Donald Trump a la presidencia, la policía comunicó al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) sobre la condición de indocumentado de Georgio, quien fue deportado a Grecia la semana pasada.

Una portavoz de la Fiscalía afirma que la orden de arresto de Kollias para su comparecencia ante la justicia seguirá vigente y será detenido en la aduana si trata de entrar en EUA.

Deja un comentario