El pasado miércoles la policía desarticuló una red que permitía el acceso a Internet desde los hogares en algunas zonas del municipio Boyeros, en La Habana.

La red clandestina –llamada “Gargo”― tenía aproximadamente 200 usuarios, estaba localizada muy cerca del Aeropuerto y permitía el acceso a Internet (Nauta) de ETECSA a sus usuarios. Según informó Cubanet, los servidores creaban un túnel a través de los puntos WiFi ubicados en Santiago de las Vegas y el Aeropuerto Internacional José Martí.

Durante la operación fueron confiscados varios equipos inalámbricos, entre ellos NanoStation, switches, MikroTik, LiteBeam, routerboard y cables de red. Uno de los afectados ha declarado al citado medio que fueron decomisados un total de 13 equipos inalámbricos.

“Hay mucho dinero de los clientes, y de nosotros los administradores, invertido en este proyecto, las pérdidas superan los 2000 dólares y no creo que se nos devuelva nada. También arrancaron todos los cables e incluso se llevaron mi ordenador personal que hacía función de servidor”, precisó.

“Pienso que se nos tiraron (refiriéndose al operativo) porque repartíamos el Internet de ETECSA, llevábamos la conexión Nauta hasta las casas. El Nauta Hogar todavía no es factible en muchos lugares y nuestros clientes estaban satisfechos con el servicio que les dábamos (…) sabes que en este país no se puede hacer nada y a lo mejor ellos piensan que le damos pérdidas a ETECSA pero no es así, es todo lo contrario”.

El administrador y dos de los clientes fueron arrestados, aunque tres horas más tarde fueron liberados tras recibir una acta de advertencia y una multa de 250 pesos.

Los clientes lamentan lo sucedido porque era una forma cómoda de comunicarse con más frecuencia y facilidad con sus seres queridos. Algunos administradores de la zona optaron por desmontar sus equipos ante el temor por una oleada represiva en ascenso.

Deja un comentario