En los últimos meses, un aumento misterioso en las emisiones de gases contaminantes que dañó drásticamente la capa de ozono puso en alerta a los científicos de todo el mundo. Finalmente, la Agencia de Investigación Ambiental (EIA) descubrió que fueron los aislantes de espuma de poliuretano para uso doméstico que se producen en China, a muy bajo precio, el material que provocó la erosión del escudo que protege la tierra.

La EIA encontró que en China se utiliza intensamente un compuesto químico en la producción de esos aislantes, aunque la sustancia está prohibida desde el 2010. Se trata de los CFC-11 o clorofluorocarbonos-11. Según el informe, la fuente del compuesto es la industria de la construcción de casas en el país asiático.

Dos meses atrás, los investigadores publicaron un estudio que mostraba que la baja pronosticada en el uso de CFC-11 se había ralentizado dramáticamente a pesar de que se prohibieron hace ocho años.

El agujero de ozono se redujo en más de 4 millones de kilómetros cuadrados desde el año 2000.

El agujero de ozono se redujo en más de 4 millones de kilómetros cuadrados desde el año 2000.

Aunque sospechaban que alguien estaba usando los compuestos en algún lugar del este de Asia, los expertos no conocían la fuente y temían que lo estuvieran empleando en secreto para enriquecer uranio para armas nucleares. Ahora se sabe que la fuente está vinculada al aislamiento de los hogares.

Qué son clorofluorocarbonos-11 y por qué los utilizan

Los CFC-11 son un “agente expansor” muy efectivo para la espuma de poliuretano porque lo ayuda a expandirse convirtiéndolo en el aislante térmico rígido, que se utiliza en las casas para reducir el gasto de electricidad y disminuir las emisiones de carbono.

Según informó la BBC, los investigadores de la EIA contactaron a las fábricas de espuma de poliuretano en China para concluir que el compuesto químico se usa en la mayoría de los aislantes de poliuretano que producen. A pesar de estar prohibidos, las empresas asiáticas utilizan los CFC-11 poque son de mejor calidad y mucho más baratos que las alternativas permitidas.

“Nos quedamos anonadados al encontrar que las compañías nos confirmaban abiertamente que usaban CFC-11 y a la vez reconocían que era ilegal”, contó Avipsa Mahapatra, uno de los investigadores de la EIA. Sin embargo, los expertos aclararon que es difícil afirmar que los resultados del estudio son definitivos.

Aislantes de espuma de poliuretano para uso doméstico.

Aislantes de espuma de poliuretano para uso doméstico.

La importancia del hallazgo

Aunque la propia EIA aclaró que los datos podrían cambiar, el hallazgo es importante porque demuestra que se utiliza una enorme cantidad de químicos ilegales; lo que afectaría la recuperación que había empezado en la capa de ozono.

La espuma de poliuretano de China suma casi una tercera parte de la producción global. Por eso, la utilización de la sustancia dañina en ese país significa un retroceso de al menos diez años en el objetivo de cerrar el agujero de la capa.

¿Habrá consecuencias?

Como China firmó el Protocolo de Montreal que gobierna el uso de sustancias dañinas para el ozono, se podrían aplicar sanciones comerciales en su contra. Sin embargo, se trata de una herramienta de último recurso que probablemente no se implementará en este caso.

Esta semana se reunirán en Austria los delegados del Protocolo e intentarán poner en práctica un plan para abordar el problema. Se espera que el secretariado lance una investigación del caso y aliente al país asiático a disminuir la producción de CFC-11.

Deja un comentario