Todo comenzó el 16 de abril de 1991, cuando el primer parlamento poscomunista de la República Socialista de Macedonia decide cambiar la Constitución y retira el término “socialista” del nombre del país. Inmediatamente, Grecia muestra su preocupación sobre una serie de disposiciones de la Carta Magna que definían la nacionalidad de los ciudadanos como “macedonia”, su idioma como “macedonio” y estipulaba que era deber del Estado proteger los derechos de los macedonios que viven en otros países. Además, Grecia rechazaba la bandera de la República que incluye la “estrella de Vergina”, que para los griegos forma parte de su patrimonio cultural.

Pocos meses después, la República de Macedonia declara su independencia de Yugoslavia y pide su adhesión a la Comunidad Europea. Como era de esperarse, en Grecia estallan manifestaciones de protesta contra la “usurpación” del nombre y el gobierno de Atenas bloquea su ingreso a la CE. El problema era que Macedonia es el nombre, también, de una provincia del norte griego, cuya capital es la ciudad de Salónica.

Tras años de batallas políticas y diplomáticas, este martes el “partido” parece haber llegado a su fin. Los gobiernos de Atenas y Skopje llegaron a un acuerdo sobre el nombre definitivo de la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) que permitirá enterrar esa disputa que dura mas de un cuarto de siglo si logra superar el laborioso proceso de ratificación que tiene por delante.

Cientos de miles de personas se manifiestan el 04/02/2018 en Atenas, Grecia, a favor de que el nombre de Macedonia sea utilizado sólo por una región griega y no por el país vecino.(Vinculado al texto de dpa "Gran manifestación en Atenas por el uso del nombre de Macedonia") Foto: Socrates Baltagiannis/dpa +++ dpa-fotografia +++

Cientos de miles de personas se manifiestan en febrero, en Atenas, Grecia, a favor de que el nombre de Macedonia sea utilizado sólo por una región griega y no por el país vecino.

ARYM se llamará República de Macedonia del Norte, según acordaron el primer ministro macedonio, Zoran Zaev, y su homólogo griego, Alexis Tsipras, en una llamada telefónica.

“En un momento en el que otros países están atrapados por el virus del nacionalismo, Grecia se alza como campeón en solucionar pacíficamente sus diferencias. Los griegos debemos estar orgullosos no solo de nuestro pasado sino también de nuestro futuro, como pilar de estabilidad, crecimiento y cooperación regional”, dijo Tsipras.

Tanto el idioma como el gentilicio serán “macedonio”, pero con la aclaración de que se trata de una lengua eslava, en el primer caso, y de que los ciudadanos de la República de Macedonia de Norte no tienen nada en común con la civilización griega antigua, en el segundo.

El nombre será traducido a los idiomas de los respectivos países, salvo en Grecia, donde se usará su forma en eslavo “Severna Makedonja”.

Lo mismo ocurrirá con la nacionalidad que será la de Macedonia del Norte, salvo en Grecia, donde se utilizará siempre el nombre eslavo.

Una marcha en Skopje a favor del uso del nombre de Macedonia. AFP

Una marcha en Skopje a favor del uso del nombre de Macedonia.

Con estas aclaraciones se pretende eliminar toda confusión posible respecto a la región homónima en el norte de Grecia y sus pueblos.

“A partir de ahora los 140 países que lo reconocen como República de Macedonia lo reconocerán como República de Macedonia del Norte”, dijo Tsipras en un mensaje televisado en el que explicó el acuerdo a la población.

Tsipras hizo hincapié en que el acuerdo contempla que el país vecino modificará la Constitución, donde figura todavía el nombre de República de Macedonia, un paso que, dijo, elimina cualquier pretensión irredentista.

El compromiso deja claro que “nuestros vecinos no tienen relación alguna con la antigua Macedonia que forma parte de la herencia griega”, añadió.

En una comparecencia ante la prensa en Skopje, que se celebró al mismo tiempo, Zaev recalcó que “la lengua macedonia y la identidad étnica están garantizadas”.

Deja un comentario