1. Una ciudad pop-up

Las Etihad Towers, el complejo de edificios que define el perfil de Abu Dabi
Las Etihad Towers, el complejo de edificios que define el perfil de Abu Dabi. Foto: Connie Llompart Laigle

Me gusta decir que Abu Dabi, y la historia de los Emiratos en general, tienen un espíritu “pop-up”. Surgieron de repente, donde nadie los esperaba. Unos 250 años atrás, sus habitantes eran beduinos dedicados al comercio de perlas. Un buen día del año 1958 descubrieron que estaban parados sobre un colchón de petróleo que los transformó de tribus nómades en empresarios del mundo. Pero ese giro copernicano no revolucionó los valores de su gente gracias al liderazgo del Jeque Zayed bin Sultan Al Nahyan (q.e.p.d.), gobernador de Abu Dabi; más adelante, fundador y presidente de los Emiratos Árabes Unidos, e ídolo nacional. El Sheikh privilegió los caminos, las escuelas y los hospitales. El lujo llegó después y, con el mismo concepto de pop-up, en la costanera brotaron rascacielos de última generación que se erizan en los contornos de apacibles playas de arenas blancas. La arquitectura combina estilos futuristas -como el del complejo Etihad Towers, que aloja al hotel Jumeirah en una de sus cinco altísimas torres y que probablemente reconozcan los cinéfilos que hayan visto Rápido y Furioso 7- con otros que evocan Las mil y una noches. El mejor ejemplo es el Emirates Palace, un opulento hotel dirigido por el grupo alemán Kempinski que suele ser confundido con el palacio presidencial. Mármoles, cúpulas revestidas con pan de oro y más de mil arañas de cristales Swarovski ambientan este lujoso refugio de 850.000m².

Abu Dabi podría apodarse “la ciudad de las fuentes”. Están en todas partes, desde los hoteles hasta los shoppings, y cualquiera de ellas obliga a detenerse unos instantes. Una es más espectacular que la otra, con chorros que bailan coreografías y juegos de luces escenográficos. Su sonido convive con el de los motores de los Aston Martin, Lamborghini o Porsche -por mencionar solo algunas marcas- que son la banda de sonido de esta metrópoli.

2. Las playas

Estas espectaculares playas de arenas blancas y mar turquesa se disfrutan en bikini. Quizás algunos se sorprendan al ver algunas mujeres musulmanas que se zambullen ataviadas con niqab -velo que descubre únicamente los ojos- y abaya (túnica)- en las playas públicas. Otras, prefieren refugiarse en playas exclusivas para mujeres donde no se admiten ni siquiera a los hijos varones mayores de 6 años. Para asegurar su privacidad, están rodeadas por altos muros, las guardavidas son del mismo género y está prohibido tomar fotos. Volviendo a las playas, las hay públicas y privadas -donde se paga un canon por el servicio de reposeras, sombrillas y toallones-. Incluso los hoteles de lujo proponen esa opción a quienes no están hospedados. En el centro, la más popular es Corniche. Entre las privadas, las más atractivas se encuentran en las islas Yas y Saadiyat. En todos los casos, sólo es posible nadar hasta el atardecer.

3. Sus aromas y sabores

Los dátiles hasta tienen su propio mercado
Los dátiles hasta tienen su propio mercado. Foto: Connie Llompart Laigle

Abu Dabi tiene aroma a café especiado. Es que así se toma aquí: con un toque de clavo de olor, otro de cardamomo y sin azúcar, porque el rol dulce está reservado para los dátiles. Considerados frutas edulcorantes por su alto contenido de azúcar, son el remate perfecto. Hay que visitar el mercado de dátiles para probar todas las variedades -aquí se cultivan seis- y los tentadores derivados, como el jarabe (para bañar helados) y los exquisitos Chocodates: dátiles rellenos con almendras y cubiertos con chocolate (blanco, con leche o amargo).

4. Meca cultural

La isla de Saadiyat es el distrito cultural de esta ciudad que se prometió ser un faro para el resto del mundo y una oportunidad para conocer la obra de arquitectos de renombre. No sólo será hogar del Museo Nacional Zayed diseñado por Norman Foster sino también de las flamantes sedes del Guggenheim, a cargo de Frank Gehry, y del Louvre, por Jean Nouvel. La propuesta se completará con un Centro de Artes Escénicas, con el sello de Zaha Hadid, y un Museo Marítimo por el japonés Tadao Ando. Este ambicioso proyecto ya está en marcha pero aún no en funcionamiento. Por el momento, se recomienda visitar el centro cultural Manarat Al Saadiyat, que aloja muestras permanentes sobre la historia de la isla.

5. El shopping

Esta actividad casi entra en la categoría de deporte nacional: cuando el sol arde, es un entretenido pasatiempo. Los pasillos desbordan de mujeres que cargan paquetes y más paquetes de marcas imposibles como Manolo Blahnik, Chanel… Algunas van con un séquito de niñeras -una por hijo- para colaborar con esta rigurosa tarea. Hay más de una docena de malls pero dos obligados: Marina y Yas. El primero, por la cercanía del centro. Yas Mall aloja más de 370 tiendas y es una de las puertas de entrada al parque Ferrari World.

6. La Fórmula 1

Desde que, en 2009, el Gran Premio de Abu Dabi se sumó al Campeonato Mundial de Fórmula 1, el Circuito de Yas Marina es una cita obligada para fanáticos de la velocidad. El plan perfecto es alojarse en el futurista Yas Viceroy Abu Dabi Hotel, construido dentro del circuito mismo por lo que las habitaciones se convierten en palcos. Para vivir en persona la sensación de la velocidad, hay que animarse a Formula Rossa, la montaña rusa más rápida del planeta capaz de alcanzar los 250 km/h en sólo 4,5 segundos. La cita es en Ferrari World.www.ferrariworldabudhabi.com

7. Los hoteles de lujo y la shisha

Es difícil imaginarse una comida sin vino. En los restaurantes, las cartas de bebidas son extensas listas de mocktails -cócteles sin alcohol- e incluyen una selección de tabaco saborizado para fumar con shisha, el caballito de batalla para quienes buscan una velada relajante. Estas son parte del paisaje nocturno de Abu Dabi al recrear un ambiente de aromas frutados y un apacible sonido burbujeante. Pero no todo está perdido para quienes no estén dispuestos a resignar su copita del día. Los turistas armaron su propio circuito: con ingenio -y presupuesto- convirtieron a los lounges de los hoteles internacionales en refugios de sus costumbres.

8. La Gran Mezquita

La impactante mezquita Sheikh Zayed, con 82 cúpulas
La impactante mezquita Sheikh Zayed, con 82 cúpulas. Foto: Connie Llompart Laigle

La imponente Mezquita Sheikh Zayed se despliega en 12 hectáreas. Su fachada blanca resplandece por obra de los mármoles de Carrara y blanco Sivec que recubren su soberbia estructura de hormigón. Este descomunal templo con 82 cúpulas de estilo marroquí abrió sus puertas en 2007 y su capacidad para recibir unos 41.000 fieles la posicionó en el puesto 15 de los más grandes del mundo. Desde aquí, el adham (llamada a la oración) se transmite vía satélite hacia el resto de los templos de la ciudad. La principal sala de oración es una oportunidad para caminar sobre la alfombra más grande del planeta -con una superficie de 5627 m2, es obra unos 1200 artesanos iraníes que ataron 2.268.000 nudos- y para admirar las lujosas arañas de 10 metros de diámetro bañadas en oro y adornadas con cristales diseñadas por Swarovsky. Conviene visitarla de día, para verla brillar bajo el sol, y de noche, para apreciar la iluminación diseñada por el arquitecto Jonathon Speirs que refleja las fases de la luna sobre la fachada. www.szgmc.ae

9. El desierto

Desde Abu Dabi parten excursiones en 4×4 hacia el mar de arena. Temerarios conductores trepan las dunas a toda velocidad y, en lo alto, las camionetas se transforman en clavadistas mexicanos: se zambullen de frente en el polvo dorado. No es un paseo apto para estómagos sensibles pero sí una experiencia obligada en estas latitudes. El relax llega en un campamento en medio de la nada donde se prueba comida típica bajo las estrellas.

Otra manera de aproximarse al desierto es visitar el Hospital de Halcones, para ver de cerca a estas aves y comprender por qué se las respeta tanto en esta cultura. En tiempos tribales, los beduinos las entrenaban para cazar en el desierto. Ellas señalaban la presa. Con el petróleo, los carritos de supermercado reemplazaron la cetrería -hoy prohibida-. Sin embargo, estos ejemplares siguen siendo parte de las familias emiratíes. Viven sueltos en las casas e incluso comen a la par de sus integrantes. De hecho, al hospital llegó un halcón resfriado por dormir en la habitación de su dueño con el aire acondicionado. Los halcones tienen un pasaporte que los habilita para ir a volar -o a cazar- por otros cielos. Si alguien quisiera cambiar perro por halcón deberá tener un presupuesto abultado (cuestan más de cien mil dólares) y dirigirse a un centro de protección, que es donde se venden.

www.falconhospital.com

10. La vida familiar

Existe en Abu Dabi una marcada cultura familiar que hace que los más chiquitos sean recibidos con los brazos abiertos. Desde los juegos protegidos del sol en las playas hasta los parques de agua y las jugueterías -que ponen increíbles juguetes a su disposición-, las opciones de entretenimiento son interminables. Hay que estar preparado para que no paren un segundo y para saber decir que no cada vez que se anclen frente a alguna de las hipnóticas vidrieras que exhiben desde una jirafa de peluche a escala real hasta una Ferrari a batería. El dato: Mushrif Park, un espectacular parque que combina un pequeño zoológico, la recreación de un oasis donde los chicos pueden bañarse, una plaza con chorros de agua para que se empapen, juegos musicales y un tren que lo recorre de punta a punta.

Datos útiles

Cómo llegar: Hay visas para turistas válidas por 96 horas (desde AED 200, US$ 55) y, también, hasta por 60 días. Los ciudadanos europeos no necesitan visa.

Cómo moverse: los taxis son una manera cómoda y accesible. Alquilar un auto tiene sus contras: las normas de tránsito son muy exigentes y es fácil ser multado. Una pintoresca alternativa es moverse por agua con el servicio de catamaranes de www.jalboot.ae .

Dónde dormir: lo ideal es alojarse en el centro, cerca de la costa. Una buena opción es alquilar un departamento por Airbnb. Hay opciones en torres con servicios, como es el caso de las Etihad Towers.

Emirates Palace. www.emiratespalaceabudhabi.com. Imponente hotel 7 estrellas construido sobre la costa y a metros del palacio presidencial. Desde US$ 600 la doble.

Dónde comer: Wafi Gourmet. Nation Towers. www.wafigourmet.com. Muy buen buffet de cocina libanesa con terraza con vista al mar.

Bill’s Farm. Marina Mall Area, Wave Breaker. entainvestment.net . Carnes asadas en una terraza junto a las marinas del centro.

Deja un comentario