Donald Trump cerró la parte oficial de su viaje al Reino Unido con un té con la reina Isabel II en el castillo de Windsor, lejos de los más de 250.000 personas que se manifestaron en contra del presidente de EEUU en Londres.

La reina de 92 años saludó a la pareja presidencial con honores militares en el patio interno del palacio, donde esperó previamente varios minutos.

La reina sonrió al estrechar las manos de Trump y la primera dama Melania. Mientras, guardias uniformados de rojo tocaban el himno nacional de Estados Unidos. Concluida esta ceremonia, Isabel II invitó al matrimonio Trump a tomar el té en el castillo.

Desde que asumió el trono en 1953, Isabel II conoció a 12 de los 13 presidentes de EEUU. El único con el que no se reunió fue Lyndon B. Johnson, el demócrata que asumió el cargo tras el asesinato de John F. Kennedy en 1963 y que lo ocupó hasta 1969.

El encuentro ocurrió después de que Trump se entrevistara con la primera ministra británica, Theresa May, con la que limó asperezas tras una polémica entrevista publicada en el diario The Sun.

El té con la reina fue el último acto oficial de Trump, que descansará en su club de golf en Escocia antes de viajar a Helsinki este domingo para un encuentro con el presidente ruso Vladimir Putin.

Deja un comentario