Aunque con la muerte de Florence Weiner en marzo de 2016 se terminaron los trabajos de Angella Morrison y AnnaKay Johnson como cuidadoras de la anciana, las dos mujeres siguieron fingiendo que la atendían para apoderarse de su dinero, según la policía de Fort Lauderdale.

De acuerdo con una demanda que presentó Tina Kaufman, la hija de Weiner quien vive en New Jersey, ambas mujeres tuvieron tiempo suficiente para saquear la cuenta bancaria de su madre, ya que Morrison nunca le dijo a Kaufman que su madre —que padecía de demencia— había muerto.

Morrison sacó $1,432,724 en cinco retiros de la cuenta bancaria de Kaufman y tras empeñar más de 50 prendas de joyería, botín que compartió con Johnson, según un documento de causa probable.

En la demanda, Kaufman dice que supo lo que ocurría en agosto de 2016, cinco meses más tarde, cuando el condominio de Weiner le envió una cuenta por gastos atrasados.

Morrison salió de la cárcel tras depositar una fianza de $51,000 por un cargo de robarle a una persona anciana más de $100,000, otro cargo de robo en gran cuantía, tres cargos de poseer falsamente un objeto, y tres cargos más de negociar con propiedad robada.

Por su parte, Johnson depositó una fianza de $34,000 por los mismos cargos, pero solo dos cargos de poseer falsamente un objeto, y negociar con propiedad robada.

En la demanda, Kaufman dice que el dinero del cierre de la casa pertencía al que Morrison le robaba a su madre. La demanda señala que Morrison se aprovechó de la demencia de Weiner para poder manejar su cuenta de banco y tener acceso a cajas de depósito de seguridad, al tiempo que evitaba que Kaufman hablara con su madre, y “llevó a cabo abuso contra una anciana”.

Tras la muerte de Weiner, dice la demanda, Morrison le dijo a Kaufman que Weiner no podía hablar. Los documentos de causa probable indican que Morrison se apoderó de $1.4 millón el 18 de abril de 2016, y luego empeñó 50 joyas en una casa de empeños de Fort Lauderdale en julio.

De igual modo, en la demanda se argumenta que Morrison le dio dinero a Johnson para que comprara la casa de Coral Springs ubicada en la cuadra 600 de la avenida 127 del noroeste valorada en $328,000, donde Johnson vivía con el hijo de Morrison, Devon Morrison. Johnson le declaró a la policía que Morrison le dijo que había recibido el dinero por realizar un buen trabajo cuidando a Weiner.

Deja un comentario