Epidemias capaces de acabar con la raza humana, muertos vivientes que atacan en masa, meteoritos que lo destruyen todo o inteligencias artificiales asesinas. A juzgar por la visión que tienen muchos de los videojuegos acerca del futuro, la cosa no pinta muy bien. Sin embargo, parece que plantear anti utopías funciona, y prueba de ello es cómo estos escenarios desalentadores protagonizan muchas de las grandes producciones que van a poder verse en el próximo E3 2018, la feria de videojuegos más importante del mundo que se celebra en Los Ángeles del 12 al 14 de junio.

Uno de los títulos más esperados es The Last of Us Part 2 (PlayStation 4), la secuela de uno de los juegos que mejor han dibujado el concepto de distopía, es decir, esas ficciones que tratan sobre el ocaso sociedades futuras. En este caso una pandemia ocasionada por un hongo mutante está convirtiendo a los seres humanos en terroríficas criaturas caníbales. Si la primera entrega se convirtió en un juego de culto, esta segunda parte promete ir mucho más allá en esa visión descarnada de la sociedad. Las imágenes que se han visto hasta el momento, como el tráiler que acompaña estas líneas, presentan un juego de una extrema violencia y crudeza.

Sobre virus y criaturas infectadas también tiene algo que decir Days Gone (PlayStation 4), un mundo en el que bestias hambrientas de carne fresca y la supervivencia es la principal preocupación de la humanidad. El juego transcurre en un mundo abierto ambientado en el Noroeste del Pacífico en el que aspectos en apariencia tan triviales las condiciones climatológicas pueden jugar un importante papel en la tarea de sobrevivir a los freakers, los zombis de turno que, lejos de los movimientos torpes y lentos del muerto viviente de manual, se manejan de forma brutal amontonándose en pútridas y aterradoras hordas.

Más en la línea del futuro post-apocalíptico presentado por la popular serie de películas Mad Max están títulos como RAGE 2 (PC, PlayStation 4 y Xbox One), una de las sorpresas más recientes dentro del panorama videojueguil. Tras el impacto de un meteorito la Tierra se ha convertido en un páramo salvaje, un mundo sin reglas en el que la población se disputa entre facciones sedientas de poder. Tal como refleja el primer tráiler del juego, tampoco faltan las carreras salvajes con todo tipo de vehículos modificados ni los enfrentamientos contra enormes criaturas mutantes.

Las consecuencias de la guerra atómica han sido y son uno de los clichés más habituales en las narraciones de ciencia-ficción. Un buen ejemplo de ello es el universo de novelas Metro del escritor ruso Dmitry Glukhovsky, cuya adaptación al videojuego ya cuenta con dos entregas. La tercera parte, Metro Exodus (PC, PlayStation 4 y Xbox One), fue una de las protagonistas de la pasada edición del E3 y todo parece indicar que su invierno nuclear ambientado en 2036 también estará presente en la edición de este año de la feria.

Otra distopía habitual (y cada vez más cercana) es la que describe un mundo y una sociedad totalmente controlados por la tecnología. En este sentido, uno de los juegos que suscitan más interés de la inminente feria de Los Ángeles es Cyberpunk 2077. Se trata del nuevo proyecto de CD Projekt RED, el estudio polaco responsable de la celebrada serie de juegos The Witcher, y su primer y único tráiler, publicado hace nada más y nada menos que cinco años, ya dibujaba un oscuro futuro de cuerpos modificados, e inteligencia artificial, descorazonador como el resto de mundos virtuales comentados en este artículo, pero con increíbles posibilidades para una buena historia.

Deja un comentario