Tracy García, una mujer de 52 años, fue atacada por una jauría de perros pequeños en la localidad de Ardmore, Oklahoma. Los animales eran de su vecina: cuatro machos y tres hembras de entre uno y tres años. Los animales ya fueron sacrificados a pedido de su dueña.

Según Time.com, uno de los perros fue ejecutado por la policía cuando llegaron a auxiliar a García, pero los otros seis fueron trasladados al Refugio de Animales de Ardmore donde fueron sacrificados.

La técnica en eutanasia Amanda Dinwiddie confirmó que los perros eran una mezcla de terrier y dachshund (o sea, salchicha) porque “todos tienen características como patas huesudas y cortas”.

Ninguno pesaba más de 18 kilos ni excedía la medida de una rodilla, pero juntos lograron un ataque letal.

Deja un comentario