Los gobiernos de Corea del Sur y de Estados Unidos podrían anunciar esta misma semana la suspensión de sus maniobras conjuntas a gran escala ante la actual etapa de diálogo con Corea del Norte, según revelaron este domingo fuentes del gobierno de Seúl a la agencia local Yonhap.

Los aliados tienen previsto anunciar en los próximos días el resultado de las discusiones que mantienen desde que el presidente Donald Trump dijera el martes, tras su histórica cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un, que detendría los ejercicio que Pyongyang considera un ensayo de invasión. La medida es una de las condiciones que había reclamado la dictadura coreana para negociar su programa atómico.

Seúl y Washington tendrían previsto incluir una cláusula que les permitiera retomar las maniobras rápidamente, dando a entender que los ejercicios se reanudarían si el régimen norcoreano no cumple con su compromiso de desnuclearización.

Un activista surcoreano sostiene un cartel que muestra a Kim con Trump y con Moon, durante una manifestación exigiendo un tratado de paz entre Corea del Norte y EE. UU.

Avisos. Una imagen de la cumbre sostenida el 12 de junio entre Donald Trump y Kim Jong-un en Singapur

Luego de la cumbre con Kim del 12 de junio en Singapur, el líder de la Casa Blanca había afirmado que detendría sus “juegos de guerra” en la península de Corea, lo que algunos han interpretado como un gesto para lograr avances en la desnuclearización del régimen. Según la fuente de Seúl, el calificativo empleado por Trump, que no especificó a qué maniobras se refería, podría hacer referencia a ejercicios a gran escala como los Key Resolve y Foal Eagle, que tienen lugar en primavera, o los Ulchi Freedom Guardian estivales.

Corea del Sur y EE.UU. ya suspendieron sus maniobras Team Spirit en 1992 durante otra etapa de diálogo con el Norte, aunque retomaron los ejercicios un año después. Los aliados han defendido durante años la “naturaleza defensiva” de las maniobras conjuntas, rechazando las críticas de Pyongyang, que las considera destinadas a lanzar una ofensiva en su territorio.

El anuncio de Trump recibió una acogida mixta entre los que consideran la suspensión un gesto de buena voluntad y los que la ven como una concesión injustificada, ante la falta de detalles para lograr la desnuclearización de la península coreana. Asimismo, estiman que es una medida que despeja de potencias extranjeras una zona que China considera de su máximo interés estratatégico.

Deja un comentario