Rodolfo Rodríguez es un hombre de 91 años residente permanente de Estados Unidos y de origen mexicano. Al parecer, ese último detalle fue suficiente para que en el Día de la Independencia de ese país una mujer lo atacara brutalmente con un ladrillo.

Erik Mendoza, su nieto, contó a The Washington Post el duro momento que tuvo que vivir cuando salió a buscar a su abuelo y se enteró de que estaba herido en un hospital. Según indicó, Rodríguez fue atacado con un ladrillo con el que le fracturaron la mandibula y dos costillas.

“Volvete a tu país”, le gritó la mujer que lo empujó, lo tiró al piso y lo golpeó varias veces con un ladrillo de cemento, según declaró a la Policía local, Misbel Borjas, una testigo que vio todo lo que ocurrió.

Borjas manejaba cerca del lugar donde Rodríguez era atacado por la mujer, intentó estacionar para interceder por el hombre. “Traté de ayudarlo, pero la mujer me dijo ‘si venís hasta acá voy a pegarle a tu auto con el mismo ladrillo”, contó.

Borjas fotografió a la atacante y luego llamó al 911. Minutos después, sin embargo, el ataque continuó. Un grupo de jóvenes acusó a Rodríguez de “acosar” a la mujer. Lo patearon y le pisaron la cabeza, mientras él intentaba protegerse tirado en el piso. La testigo publicó la historia, con imágenes, en su muro de Facebook.

Mendoza, el nieto de Rodríguez, no se enteró sino hasta varias horas después del mal momento que sufrió su abuelo. “No podía creer que alguien le había hecho daño”, dijo. “¿Qué peligro representa un hombre de 91 años?”, cuestionó.

Rodríguez fue dado de alta del hospital a los pocos días. Su familia creó una campaña en el sitio GoFundMe para que los ayuden a pagar los costos de su recuperación.

Deja un comentario