El microbioma (el conjunto de millones de microbios que viven en el intestino humano) se estudió hasta ahora aislando y cultivando las bacterias. La composición de nuestras bacterias intestinales afecta a la maduración del sistema inmune humano, y es un factor relevante en el desarrollo de las enfermedades no solo gastrointestinales, sino también cardiovasculares.

Un nuevo estudio aporta una interesante novedad respecto de cómo se puede recuperar el microbioma. En este sentido, la llamada “riqueza genética del microbioma” mejora en los pacientes con obesidad mórbida después de la cirugía bariátrica (el bypass gástrico es uno de los tipos más frecuentes de cirugía bariátrica), según investigadores.

“La falta de recuperación completa después de la cirugía demanda nuevas estrategias para mejorar el ecosistema de la microbiota intestinal”, publica en la revista académica Gut el equipo de la doctora Karine Clement, de la Universidad de la Sorbona, París.

La disbiosis intestinal (o desbalance del equilibrio de los microbios) se da en pacientes con sobrepeso y obesidad moderada, pero se habían hecho pocos estudios sobre la microbiota intestinal de pacientes con obesidad grave o mórbida, según indica el equipo.

El equipo analizó la microbiota intestinal antes y después de la cirugía en 61 mujeres con obesidad mórbida. El equipo detectó la recuperación microbiana de 24 pacientes uno, tres y 12 meses después de la operación. Al año, era notoria la “composición corporal y los perfiles metabólicos e inflamatorios”.

Deja un comentario