Está bien querer un tiempo para ti mismo y por más que seas el que elija estar solo a la hora del almuerzo puede que no sea la mejor opción. Aquellas personas que deciden comer en solitario tienen más riesgos de aumentar de peso que aquellos que lo hacen en compañía.

Pero no es la desventaja más conocida de esto. Investigadores surcoreanos se propusieron descubrir la conexión entre comer solo y el síndrome metabólico, el cual aglutina un conjunto de factores que conducen a un riesgo para la salud: obesidad abdominal, resistencia a la glucosa, hipertensión arterial, pérdida de proteínas por la orina y desniveles en las concentraciones de colesterol bueno y malo.

El estudio, publicado en la revista Obesity Research and Clinical Practice, analizó datos extraídos de más de 7000 adultos coreanos. Tanto los hombres como las mujeres que comieron solos dos o más veces al día mostraron una probabilidad significativamente mayor de desarrollar síndrome metabólico.

El trabajo señaló que comer solo también fue “fuertemente asociado” con síntomas de depresión y comportamientos vinculados a desórdenes alimentarios.

Algo que coincide con la conclusión de un estudio realizado por la Oxford Economics y el National Centre for Social Research en el que se indicó que estar con otros a la hora de las comidas mejora el estado de ánimo. Según los resultados, aquellos que acostumbran a compartir las comidas con otras personas eran más felices que el resto.

Por otro lado, algunas investigaciones también han sugerido que comer con otros mejora la “calidad y cantidad” de los alimentos seleccionados, mientras que el no tener compañía se vincula a una dieta menos variada y un menor consumo de frutas y verduras.

Deja un comentario