El Ministerio de la Cultura ordenó el cierre de una sala de cine en Argel después de que proyectara la película “Borat” en la que participa Pamela Anderson, a la que desde la prensa se calificó de “actriz porno”.

El ministerio argelino de la Cultura calificó de “escandalosa” la difusión de la comedia, sobre todo al hacerse en pleno mes del ayuno sagrado o Ramadán, sin embargo justificó su decisión por una supuesta violación de los derechos de autor.

“El cierre de la sala no ha sido decidido por razones ideológicas o religiosas. El gerente de la sala proyectaba películas pirateadas, lo que es contrario al pliego de condiciones que debe respetar para la explotación de la sala”, declaró el ministro de Cultura, Azzedín Mihubi, .

La proyección no debe hacerse antes de la adquisición de los derechos de autor y los permisos de explotación“, agregó el ministro en declaraciones recogidas por el diario digital “Tout Sur Algérie”.

La joven realizadora Sofia Djama, expresó su estupefacción ante las declaraciones del ministro argelino de la Cultura y denunció su populismo al “calificar la película de indecente”.

“No era necesario decirlo, ya que la ley se basta a sí misma. Si el operador difundía las películas sin permiso de explotación, ya estaba bajo la ley. Cuando añadió lo de indecencia, entró en el moralismo“, denunció la artista.

“Para mí es una señal y un mensaje político que ofrece garantías a los conservadores, es decir, populismo, y el populismo es lo que es indecente”, subrayó Djama.

Deja un comentario