Si mirás solo la primera mitad de uno de los crazy shakes de Black Tap Craft Burgers & Beer en Nueva York, parece un licuado normal. El vaso es el de cualquier batido con leche, pero está coronado con una cantidad casi infinita de ingredientes: caramelos, galletitas, frutas, gomitas, chocolates, merengue y hasta algodón de azúcar.

Todo esto hace que uno de estos licuados tenga 1600 calorías y más azúcar de lo que la Organización Mundial de la Salud recomienda para una semana entera. Para que tengamos una idea, una hamburguesa Big Mac de McDonald’s tiene 500 calorías.

Las tres locaciones del lugar, en Soho, Midtown y Lower East Side (y su restaurante en Las Vegas), se convirtieron en puntos turísticos y perfectos para instagramers que se llenan de Me Gusta cuando ponen una foto de esta obscena tentación. ¿Algunas opciones de la carta? El Cookie’N Cream Supreme repleto de galletitas Oreo y lluvia de chocolate; el Cake Shake con batido de vainilla y una porción de torta arriba; y el Cotton Candy con perlas de chocolate, un chupetín, crema batida y algodón de azúcar.

Deja un comentario