El estilo de la duquesa de Sussex ha dado un giro radical.

Meghan Markle se ha convertido en fuente de inspiración para millones de mujeres en lo que a moda y estilo se refiere. Desde su paso por el altar, o incluso algunos meses atrás, la duquesa de Sussex se ha ganado a pulso convertirse en icono de moda con estilismos llenos de elegancia y glamour. Pero este ascenso tan rápido conlleva un cambio de vestuario al alcance de muy pocas.

Katie Nicholl, experta en realeza, ha estimado que el guardarropa actual de Markle, tras la boda real, podría rondar el millón de dólares, según recoge la edición inglesa de Harper’s Bazaar.

Getty Images

El cambio de estética es más que notable y Meghan Markle ha dado un giro de 180º a su estilo inicial. Un cambio de vestuario que pese a las altas cifras Nicholl considera que “vale cada centavo” debido a la publicidad que ha logrado atraer desde su compromiso con el príncipe Harry.

A pesar del protocolo real y las reglas establecidas, Markle ha demostrado su personalidad luciendo estilismos arriesgados y “diferentes” a los vistos con anterioridad por otras royals como Kate Middleton.

Durante su etapa de actriz, Meghan ganaba alrededor de 30.000 euros por episodio de Suits, lo que supone un salario anual de 275.000 euros. Informaciones oficiales aseguraron que, incluso tras el compromiso, era ella quién se hacía cargo de los gastos (abrigo de Burberry o traje de Alexander McQueen incluidos). Pero, al entrar a formar parte de la monarquía británica, el príncipe Carlos es quién se hace cargo del vestuario real y lo que conlleva.

Getty Images

Fue concretamente el día del enlace real cuando pudimos ver reflejado el gran estilode la duquesa de Sussex y la sociedad quedó encandilada. Al punto de que el segundo diseño, de Stella McCartney, vendió replicas a un precio inicial de 3.000 euros.

En sus últimas apariciones públicas, Markle se ha dejado aconsejar por la diseñadora Clare Waight Keller para la elección de sus estilismos. En su debut junto a la reina Isabel II en Cheshire, la duquesa de Sussex eligió un Givenchy valorado en 11.500 euros y de nuevo optó por la firma italiana para su primera aparición en Ascot, esta vez el diseño de estilo camisero tenía un precio de 1.000 euros.

Meghan Markle y la reina Isabel II en Cheshire, el pasado 14 de junio.

Getty Images

El ‘efecto Meghan’ tiene tal impacto en la moda que la recaudación anual puede oscilar los 500 millones de dólares. Pocas personas pueden alcanzar tales cifras.

Deja un comentario