Una persona es sonámbula cuando camina o realiza algún otro tipo de actividad estando aún dormida. Dentro de este trastorno del sueño existen diversas variantes y una está centrada en el comportamiento sexual.

La sexsomnia o sonambulismo sexual es una alteración del sueño durante la cual la persona intenta de manera inconsciente mantener algún tipo de práctica sexual, ya sea masturbación o coito, mientras está dormida. Los expertos no tienen una explicación acerca de por qué se produce este trastorno aunque sí pudieron detectar que existen momentos en los que uno es más propenso a padecerlo:

– Períodos en los que se duerme menos.

– Estados de sueño muy profundo.

– Épocas de cansancio o agotamiento.

– Tras consumir importantes cantidades de alcohol.

“No se asocia a ninguna alteración sexual ni a ninguna enfermedad psiquiátrica ni psicológica, ni a ningún trauma sexual. Mientras están despiertos, tanto la actividad como la vida sexual de las personas que lo padecen es normal”, explicó presidente de la Sociedad Española del Sueño (SES) y neurólogo de la Unidad Multidisciplinar de Trastornos del Sueño del Hospital Clínic de Barcelona, Álex Iranzo a un medio local.

Pese a lo cual, algunos estudios apuntan a que una mayoría de las personas con sexsomnia tienen antecedentes de parasomnia y antecedentes familiares de sonambulismo.

Una de las razones por las que se desconocen las causas es que no hay muchos casos documentos ni demasiados estudios entorno a la cuestión. Por eso, tampoco se tiene conocimiento de cuántas personas se ven afectadas por este trastorno.

No obstante, los expertos estiman que son más casos de los que se cree por el hecho que en muchos casos las personas que la presentan no saben que la padecen o no consultan con un especialista.

Tal y como ocurre con los casos de sonambulismo, la persona que tiene sexsomnia puede despertarse en medio del acto sin entender qué ocurre. Al día siguiente normalmente no recuerdan lo que pasó a la noche.

Las consecuencias más graves de este trastorno son psicológicas, problemas de pareja o en algunos casos legales dependiendo del acto en cuestión. En el caso de padecerlo hay que consultar con un especialista en el sueño para que pueda brindar la ayuda necesaria en cada situación.

Deja un comentario