Un cura italiano y exdiplomático de la Santa Sede fue condenado este sábado a cinco años de prisión por posesión de material pedopornográfico durante su misión en la Nunciatura Apostólica en Estados Unidos a fines de 2016, anunció el tribunal del Vaticano.

En un rápido juicio de dos días que había iniciado ayer, el Tribunal de la Santa Sede, Carlo Alberto Capella, de 50 años, admitió su culpabilidad, explicando que atravesó “una crisis personal” cuando se sentía inútil en su función de consejero de la nunciatura ante Estados Unidos.

Además, la sentencia que se basa en una de las normas impulsadas por el papa Francisco en 2013 para combatir la pedofilia y la pornografía infantil dentro de la estructura vaticana, dispuso una multa de 5.000 euros.

Según se reveló en la audiencia de ayer, Capella descargó entre 40 y 55 elementos “referidos a menores, entre fotos y videos”. Entre las descargas, había un video en el que aparece un niño muy pequeño “en actitudes sexualmente explícitas”, explicó el ingeniero de la Gendarmería vaticana Gianluca Gauzzi este viernes.

El cura italiano, oriundo de Capri, fue llamado en septiembre para que regrese a la Santa Sede en donde se inició una investigación. Fue luego encarcelado en abril en una celda de la gendarmería del Vaticano.

El 21 de agosto, el departamento de Estado estadounidense dio cuenta, por vía diplomática, de una posible violación a las leyes sobre imágenes pedopornográficas de parte de un miembro del cuerpo diplomático de la Santa Sede acreditado en Washington. La Santa Sede llamó al religioso sin dar curso al pedido estadounidense para levantar su inmunidad diplomática, había indicado una fuente del departamento de Estado.

Canadá había emitido el año pasado una orden de arresto contra Capella por los mismos motivos, de quien se sospecha que cargó imágenes de pornografía infantil a un servidor desde el interior de una iglesia de Windsor (Ontario), durante un viaje.

En 2013 el papa Francisco instauró una nueva legislación relativa a los abusos sexuales sobre menores y la pornografía. Un cura juzgado culpable puede purgar una pena de hasta 12 años de prisión.

Deja un comentario