En plena promoción de Han Solo: Una historia de Star Wars, Emilia Clarke se ha mostrado completamente sincera respecto a todas las preguntas que le han hecho. La actriz no solo reveló que Brad Pitt ofreció 120 mil dólares para tener una cita con ella sino que también hizo referencia a la brecha salarial en Hollywood, y contó que ella negoció duramente para obtener el mismo dinero que sus compañeros masculinos del drama de HBO, Game of Thrones.

Above: Clarke, Joonas Suotamo, Woody Harrelson, Donald Glover, and Alden Ehrenreich in Solo: A Star Wars Story.

El más reciente “sincericidio” de la actriz tuvo como tópico a Terminator Génesis, la olvidable producción de 2015 dirigida por Alan Taylor y protagonizada por Arnold Schwarzenegger, en la cual se puso en la piel del emblemático personaje de Sarah Connor que inmortalizó Linda Hamilton. La quinta entrega de la saga fue un fracaso de crítica y público, y Clarke brindó los motivos por los cuales la producción no llegó a buen puerto.

“Nadie la pasaba bien en el rodaje”, contó, y añadió que Taylor – realizador al que conoce por su trabajo en Game of Thrones – fue “comido y escupido” durante la filmación, dado que no se le daba poder de decisión sobre el material. “Él no era el director que recuerdo, no pasó un buen momento”, le reveló a la revista Fanity Fair. “Me sentí aliviada de no tener que volver”, concluyó con honestidad.

Deja un comentario