Un grupo de defensa animal denunció este miércoles el hallazgo de docenas de caballos muertos y en diferentes etapas de descomposición en Hialeah, en el condado de Miami-Dade, que al parecer fueron sacrificados para consumo humano y para rituales.

Rachel Taylor, investigadora de Animal Recovery Mission (ARM), aseguró a medios locales que se trata de uno de “los peores casos” que han detectado.

Foto Diario Las Américas

“Esto es como un sumidero, una tierra de nadie, todo vale, caballo tras caballo”, aseguró Taylor en Facebook.

La investigadora describió el lugar como un “cementerio” con gran cantidad de caballos completos, otros mutilados, partes de estos animales empacadas en bolsas y un montón de piernas a las que se les había quitado la carne.

“Cada parte de su cuerpo ha sido colocada en bolsas diferentes, patas, costillas, todo”, aseguró la activista mientras hacía un recorrido por el lugar.

La defensora de animales dijo que presume que los equinos fueron sacrificados en otro sitio porque no se hallaron ni evidencias ni de sangre fresca en el área boscosa en que fueron encontrados los restos cercenados.

Precisó, además, que han realizado 20 investigaciones de matanza de caballos en el mismo lugar.

Deja un comentario