Hasta el momento, el esmalte dental no podía regenerarse espontáneamente. Su estructura microscópica es demasiado compleja y organizada, al tiempo que le otorga el status del tejido más duro del cuerpo humano.

Pero un grupo de científicos encontró la forma de crear tejidos duros que podría solucionar el problema del 50% de la población mundial que padece sensibilidad dental, dolor e incluso pérdida de la pieza dental debido a un daño provocado en el esmalte.

La investigación fue realizada por investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red, Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina de España, junto con la Universidad de Valladolid (España) y la Universidad Queen Mary de Londres, y publicada en la revista científica Nature Communications.

De acuerdo al trabajo, el nuevo método se basa en un material proteico específico que tiene la capacidad de incentivar la creación de partículas (nanocristales del mineral apatita) que regenerarán el tejido. Además, el material proteico es capaz de guiar el crecimiento ordenado de las partículas, logrando así un material rígido, duro y con resistencia al ácido (similar al esmalte).

El nivel de precisión con el que pueden regenerar el tejido sugiere que, en un futuro, se puedan crear materiales que imiten a otros con las mismas características, como el hueso o la dentina (tejido intermedio más blando que el esmalte).

Los resultados de la investigación, por lo tanto, son promisorios por su posible aplicación en medicina regenerativa. Asimismo, proporcionan información para entender el papel de ciertos desórdenes proteicos en el cuerpo.

Deja un comentario