Los ojos, los labios, la mirada, la sonrisa, a cada mujer heterosexual le llama la atención un rasgo distinto de los hombres, aunque suelen ser estos los más típicos. Sin embargo, quizá hay un detalle que te atrae y ni tan siquiera te diste cuenta: las proporciones de sus extremidades, en particular, las piernas.

Según un experimento realizado por la Royal Society Open Science de la Universidad británica de Cambridge la longitud de las piernas es lo que hace más atractivo a un hombre, es decir, que aquellos con esas extremidades más largas suelen llamar más la atención. Quizá no del mismo modo que le sucedía al personaje de Lily Aldrin de Como conocí a vuestra madre pero lo bastante para influenciar la visión femenina de los varones.

Para llegar a esta conclusión, analizaron la opinión de 800 mujeres de diferentes rangos de edad a quienes les enseñaron diferentes imágenes de las proporciones corporales de nueve mil hombres sin rostro. La mayoría de ellas elegía aquellas en las que las extremidades inferiores presentaban una mayor longitud.

Los investigadores determinaron que inconscientemente, las mujeres tienden a pensar que unas piernas largas son síntomas de un mayor tamaño general, alto nivel socioeconómico y mayor salud, mientras que unas cortas todo lo contrario.

No así sucede con los brazos. Según las conclusiones del estudio “no encontramos evidencia de que la longitud del brazo influya en los juicios de atractivo”. Los investigadores reconocieron que les llamó la atención que las extremidades superiores no tuvieran el poder de atracción que poseían las inferiores.

“Nuestros resultados se suman a la creciente evidencia de que la variación de las extremidades influye en aspectos del bienestar humano, desde la elección del compañero hasta las perspectivas de empleo y los resultados médicos, y también ofrece información sobre el papel de las proporciones de las extremidades en la historia evolutiva. En particular, los datos actuales sugieren que la selección sexual podría haber actuado (o estar actuando) de manera diferente en los brazos y las piernas, y solo estas últimas desempeñaron un papel importante en la determinación de la selección sexual”, indicaron.

Deja un comentario