Un hombre de 28 años murió en Florida, Estados Unidos, por la explosión de un cigarrillo electrónico. Tallmadge D’ Elia estaba “vapeando” en su habitación cuando, según la autopsia, el dispositivo estalló en varios pedazos. Al menos dos partes terminaron en su cabeza, por lo que el forense catalogó el incidente como “herida de proyectil a la cabeza”.

Los bomberos encontraron a D’Elia al interior de su casa en llamas, de acuerdo a un reporte del The Tampa Bay Times. El hombre también sufrió quemaduras en alrededor del 80% de su cuerpo y se dictaminó que la muerte fue accidental.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) indicó que aún no está claro qué es lo que puede provocar la explosión de algunos cigarrillos electrónicos, pero podría ser un problema relacionado con las baterías. Los primeros reportes indican que el dispositivo que estalló era uno modificado, con una batería de mayor capacidad que la de un cigarrillo electrónico estándar.

En Estados Unidos ya se registraron 195 incidentes relacionados con la explosión de estos dispositivos entre 2009 y 2016, 133 reportaron heridos y 38 de ellos fueron de gravedad. Se estima que esta sería la primera muerte relacionada a la explosión de la batería de un e-cigarette en ese país.

Deja un comentario