Por mucho que laves tu ropa interior con el mejor detergente o jabón líquido para ropa, nunca va a estar desinfectada por completo. El profesor de microbiología y patología en la Universidad de Nueva York Philip Tierno recordó esto se debe a que los calzoncillos y bombachas, por caso, se ponen precisamente sobre la piel cerca del área donde hay bacterias.

En unos bóxer o slip recién lavados hay aproximadamente un décimo de gramo de excremento, aseguró el Dr. Charles Gerba, profesor de microbiología en la Universidad de Arizona. Por lo que no importa cuánto se intente limpiar la zona, nunca nos podremos librar de todas las bacterias.

No obstante, Tierno lanza un mensaje de tranquilidad: “Esto es normal, y no hace daño“. “Las bacterias de la ropa interior no son preocupantes, por lo menos en términos de salud”, remarcó.

Días de aguante

Se necesita lavar la ropa interior de manera regular y se debe hacerlo después de cada uso. Tierno señaló que una persona promedio quizá pueda usar el mismo par de calzoncillos dos días seguidos sin ningún problema, aunque aconseja que no se ponga más días. Para estar seguro, lo mejor es usar un par limpio cada día.

La mejor manera de lavar la ropa interior es en un ciclo de agua caliente con lavandina, que es el producto más efectivo para matar a los organismos que viven en ella, señaló Tierno. Sin embargo, algunas telas no aguantan los ciclos calientes, así que el agua tibia o fría con un detergente que tenga peróxido también es una opción. Además, según Tierno, colgarla para que se seque bajo el sol es lo mejor, pues los rayos UV pueden ayudar a desinfectarla.

Cada cuánto reemplazarla

En cuanto a cuándo remplazar tu ropa interior, lo mejor, según varias fuentes, es reemplazar la que usas de manera regular cada año. Según Tierno, se puede conservarla hasta que se estropee, siempre y cuando se la lave bien y de manera constante. “Mientras esté bien, la laves, el elástico esté en buenas condiciones, te quede bien y no haya agujeros ni la tela esté estropeada, podés usarla”, dijo. “No hay fecha de caducidad, excepto cuando ya no sea funcional”.

Deja un comentario