En lo alto de la pantalla del teléfono, la última “rayita” de la batería comienza a despedirse. Hace un rato que cambió su color a un alarmante rojo y ahora, además, titila.

No queda mucho tiempo, hay que buscar de manera urgente un enchufe para poder mandar ese mensaje o hacer esa llamada importante. Y ahí aparece, en un rincón, solo y abandonado en medio del aeropuerto, el deseado tomacorriente. Parece que la sed de energía por fin puede saciarse pero el cargador rebota de golpe en el último movimiento.

Alrededor todos se ríen y, ahora que uno lo ve de cerca, no se trata de un cargador. Es un sticker pegado contra la pared y los nervios del desesperado pasajero estallan. Esta escena se repite con frecuencia en distintas terminales aéreas del mundo, una broma pesada a nivel internacional que se volvió viral en las redes sociales.

Alguien que cayó en la trampa intentó arrancar el enchufe trucho.

Alguien que cayó en la trampa intentó arrancar el enchufe trucho.

Se trata de un papel autoadhesivo con la imagen exacta de un enchufe que se puede comprar en Amazon por 9 dólares y está apareciendo en los aeropuertos generando la furia de miles de personas que se decepcionan al no poder cargar su teléfono o computadora. En Twitter, las fotos de estos “fake” se repiten cada vez más causando bronca y risas por igual.

El autoadhesivo hasta se puede comprar en Amazon por 9 dólares.

El autoadhesivo hasta se puede comprar en Amazon por 9 dólares.

“Sea quien sea el que ha puesto esta pegatina de enchufes en el aeropuerto, eres mi nuevo enemigo de por vida”, escribió un usuario en la red social del pajarito. “¿Puede la persona que está pegando stickers falsos por todo el aeropuerto morirse de una vez, por favor?”, descargó con humor otro usuario. Y así, las imágenes de las calcomanías se volvieron virales.

Deja un comentario