El actor y cineasta Tommy Wiseau, autor de la película The Room, calificada por varios críticos como el “peor film” jamás realizado y que inspiró a la aclamada The Disaster Artist, parece estar condenado a los segundos planos. Anoche, Wiseu pudo tener su minuto de gloria en la gala de los Globos de Oro pero James Franco -ganador del reconocimiento a mejor actor en la categoría de comedia o musical por su trabajo en este film,-, en cambio, le hizo protagonizar uno de los momentos más incómodos de la noche al retirarle el micrófono en el momento en el que intentó pronunciar unas palabras sobre el escenario.

Al escuchar su nombre como ganador, Franco se dirigió a recoger la estatuilla acompañado de su hermano Dave, coprotagonista de The Disaster Artist, película en la que Franco interpreta a Wiseau en una recreación del desquiciado rodaje de The Room, que este último dirigió 15 años atrás. Wiseau, que había llegado a la gala en una limusina empapelada con carteles de su película, se encaminó al escenario para acompañar a Franco para recibir el galardón. Se abrazaron y, cuando éste quiso aprovechar el momento para dirigir unas palabras al público, Franco lo apartó con el brazo y comenzó su discurso.

El ganador dijo con ironía que quiso así evitar un “desastre”, pero lo cierto es que Wiseau permaneció de pie, resignado, mientras Franco agradecía el premio y recordaba, no obstante, que sin él, The Disaster Artist, producción que protagoniza y dirige, no hubiese sido posible.

Cara de pocos amigos. En ese momento, las cámaras también enfocaban a Hugh Jackman, protagonista de El gran showman, a quien Franco venció en su categoría y quien no pudo disimular su descontento con una expresión de seriedad que inspiró numerosos memes en las redes sociales.

Denunciado. Por otra parte, Franco también fue ayer una de las figuras señaladas por presunto acoso. Mientras recibía el premio, vestido de negro y con un prendedor de Time’s Up, la actriz Ally Sheedy -que trabajó con él en la obra The Long Shrift- lo etiquetaba en Twitter, a él y al también actor Christian Slater, bajo el hashtag #MeToo, y escribía lo siguiente: “James Franco ha ganado. Por favor, nunca me pregunten por qué dejé la industria de la televisión y el cine”, dentro de una serie de mensajes que luego fueron borrados y que recogió Vanity Fair.

Ally Sheedy vs James Franco. La actriz se despachó en Twitter, pero después borró sus comentarios
Ally Sheedy vs James Franco. La actriz se despachó en Twitter, pero después borró sus comentarios.

Anteriormente, el actor ya había sido acusado de conductas inapropiadas, como en 2014, cuando salieron a la luz diversos mensajes de Instagram que el actor habría intercambiado con una adolescente, por los que terminó disculpándose y de los que afirmó entonces sentirse “avergonzado”.

Deja un comentario