No hay playa en el mundo donde las olas no depositen restos plásticos. El mar Caribe tiene tantos desechos, toneladas de residuos, que ya existe una verdadera “isla de basura” flotante. Una misión se propuso erradicarla. ¿Cómo? Con una novedosa máquina adaptada al casco de un barco: el Tortuga Santa.

Daniel Birnbaum, director ejecutivo de la empresa israelí SodaStream, adquirió el artefacto después de ver un video que circuló en medios de comunicación y redes sociales con impactantes imágenes de los desperdicios flotando en el mar.

Era una auténtica “isla de basura” de más de 5 km2 flotando cerca de las paradisíacas Islas de la Bahía, en el norte de Honduras, que albergan el segundo arrecife coralino más grande del mundo después del de Australia.

Roatán, que forma parte del archipiélago, es la principal atracción turística de Honduras, que recibe anualmente a un millón de visitantes.

Los turistas se encantan con sus playas de arena blanca y aguas cristalinas, en las que pueden bucear con tiburones, nadar con delfines, observar ballenas, surfear o visitar cuevas y cavernas.

Tubos usados por el barco "Tortuga Santa" frente a las costas de Roatan, Honduras./ AFP

Tubos usados por el barco “Tortuga Santa” frente a las costas de Roatan, Honduras./ AFP

SodaStream, cuya compra por el gigante estadounidense Pepsico fue anunciada en agosto, invirtió un millón de dólares en un barco con un mecanismo construido especialmente para limpiar los océanos de aceite derramado, el cual fue adaptado para utilizar en el primer experimento de limpieza de residuos plásticos en el Caribe de Honduras. La unidad fue bautizada como “Holy Turtle” (Tortuga Santa).

Birnbaum encabezó la semana pasada un grupo de 125 ejecutivos y empleados de la empresa llegados desde diferentes partes del mundo a Roatán para poner a funcionar la máquina.

La embarcación pasó las primeras pruebas. Los técnicos de la misión desplegaron una especie de manguera anaranjada de 300 metros de largo que arrastra los desechos que flotan en la superficie marina.

Vista del "Tortuga Santa" frente a Roatan./ AFP

Vista del “Tortuga Santa” frente a Roatan./ AFP

Al momento de la prueba no se había conformado una “isla de basura”, como en otras ocasiones, sino que los desechos estaban remansados en playas y raíces de manglares.

El equipo se desplegó en esos lugares para recolectar los desperdicios en bolsas plásticas y trasladarlos al basurero municipal.

Unos 150 alumnos escolares de Roatán se sumaron a los trabajos para crear conciencia en los niños sobre el perjuicio del uso de elementos desechables de plástico, que son los que terminan en los océanos del mundo.

“Se trata de educar a los niños (para) que sean embajadores de esta misión que recién estamos comenzando”, dijo Birnbaum a la AFP.

Plásticos atrapados entre las raíces de manglares. / AFP

Plásticos atrapados entre las raíces de manglares. / AFP

Hasta un televisor

Maurice Herrera, gerente de mercadeo de SodaStream, estimó que se limpiaron unos 7 km2 en playas y raíces de robustos manglares que crecen en la orilla del mar, albergue de especies marinas que están sucumbiendo a causa de la contaminación.

Entre los desperdicios sacados por la máquina aparecieron pedazos de mesas y televisores, botellas, cucharas, zapatos y más.

Personal de  SodaStream junta basura en las costas hondureñas. / AFP

Personal de SodaStream junta basura en las costas hondureñas. / AFP

La mayoría de los residuos llegan al Caribe en las vertientes del río Motagua, procedentes de Guatemala, y en menor escala de cursos de agua que vienes desde territorio hondureño, según Herrera.

El gerente de SodaStream lamentó que aves y especies marinas mueran por ingerir plásticos por equivocación. Se han descubierto desperdicios en los estómagos de estos animales, lo que a su vez puede provocar daños a la salud de los humanos al consumirlos.

Además de la expresión “isla de basura”, los desperdicios que flotan en el mar también se conocen como “isla tóxica”, “séptimo continente” o “continente de basura”, que desde hace décadas se han detectado en el Pacífico.

Una empleada de la empresa  SodaStream, junto bolsas de plástico recoletado. / AFP

Una empleada de la empresa SodaStream, junto bolsas de plástico recoletado. / AFP

Expertos estiman que estas islas pueden totalizar hasta 15 millones de km2, provocando un gran daño no solo a los océanos, sino al planeta y la humanidad en su conjunto.

Volver al vidrio y elegir cartón

Birnbaum considera que el experimento realizado en Honduras puede ayudar a recoger los desperdicios del “continente de basura” del Pacífico si se involucran autoridades estatales y organismos no gubernamentales.

El ejecutivo exhortó a evitar el uso de utensilios de plástico que solo se usan una vez y recomendó apelar al cartón.

Hasta la carcasa de un televisor. / AFP

Hasta la carcasa de un televisor. / AFP

Aseguró además que ya hay empresas de gaseosas decididas a pasarse al vidrio o cartón para detener el desastre ecológico que están causando los utensilios desechables de plástico en los océanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here