Un nuevo “incidente” tóxico se está desarrollando en el restaurante Zizi, en Salisbury, el mismo lugar donde almorzaron el ex espía ruso Serguei Skripal y su hija Yulia, envenenados con el agente nervioso Novichok en marzo pasado. Esa vez es un hombre de 30 años y la policía británica ha pedido a la población no acercarse al lugar por seguridad.

Este es el tercer caso que se produce después del affaire Skripal, por el que el gobierno británico acusó a Rusia y sus servicios secretos.

“Nosotros estamos lidiando actualmente con un incidente en Castle St e involucra a un hombre de 30 años. Dado los incidentes en Salisbury y Amesbury, nosotros estamos tomando las más altas precauciones para asegurar la seguridad pública”, dijo la policía en un comunicado. Llamó a “no alarmarse” a la población y dijo que proveerán información posteriormente.

“Hasta el momento no hay nada que pueda sugerir que hay un riesgo para el público y pedimos a la gente evitar el área y respetar el cordón que se ha puesto en su lugar”, anunció la policía.

El caso se suma al de Charly Rowley, el británico y “víctima colateral” de la nueva contaminación del agente nervioso Novichok en Gran Bretaña, y Dawn Sturgess, que murió envenenada una semana atrás. Ellos habrían entrado en directo contacto con el Novickok pero la policía aún no ha encontrado el recipiente del envenenamiento.

Deja un comentario