Michael Jackson es el Rey del Pop. Con sus canciones y estilo marcó muy fuerte a toda una generación y, en especial, a la industria musical. Harrison Funk fue uno de sus fotógrafos más cercanos. Lo conoció a principios de los ’80 y se mantuvo hasta la muerte de Jackson, en 2009.

“Me pedía, ‘Harrison, ¿podés hacer magia?’ Cualquier cosa por debajo de eso era inaceptable”, recordó en una entrevista a The Guardian, en el marco de la exposición “On the Wall” en la National Portait Gallery de Londres que estará abierta del 28 de junio al 21 de octubre.

Funk tuvo acceso a la intimidad del cantante, como al momento en el que se maquillaba. “No era tanto que Michael Jackson fuera femenino, más bien andrógino“, reconoció.

“Era abierto en cuanto al género, no le gustaba encasillar a nadie en un género sexual. No se identificaba abiertamente con un género u otro” agregó. El fotógrafo reconoció, en la extensa nota, que Michael cambió cuando tuvo su primer hijo. “Se volvió un hombre fuerte en ese sentido, en el de padre”.

También recordó la personalidad del ídolo en el trabajo. “Si alguien se equivocaba en el diseño del escenario, por ejemplo, comenzaba a gritar. Siempre esperaba perfección”.

Funk desacreditó las demandas que tuvo por abusos de menores y sus cambios físicos. “Todo fue un montón de mierda. No quería ser blanco, estaba muy orgulloso de ser negro. Pero sufría una cruel enfermedad de la piel que cambió su aspecto. Creo que el problema fue que Michael quería tener un tono de piel balanceado”.

Deja un comentario