No diga “distopía” cuando hable con políticos sobre el aumento del nivel del mar en Miami Beach.

“Es una palabra clave”, bromeó el alcalde de Miami Beach, Dan Gelber. La imagen de una futura ciudad deshecha por las mareas crecientes que conducen a “una especie de escenario de inundación distópica” fue invocada por el profesor de la Universidad de Harvard Charles Waldheim en una presentación ante la comisión de la ciudad el miércoles.

Él y un equipo de 50 estudiantes graduados de la Universidad de Harvard pasaron los últimos dos años y medio haciendo lo contrario: una visión utópica de la ciudad que la hace resistente a los niveles cambiantes del agua que la rodea.

Algunas de sus ideas cubren terrenos antiguos: calles más elevadas, más manglares a lo largo de la costa, plantas para absorber el exceso de agua y sistemas para tratar las aguas pluviales antes de verterlas en la bahía de Biscayne.

flamingo cisterns.PNG

Otros involucraron todas las nuevas ideas: Cisternas gigantes de concreto para retener agua en Flamingo Park y en los techos. Edificios con “pisos de sacrificio” sobre una capa de piedra caliza que serviría como “esponja” para el exceso de agua. Profundización del Canal de Collins y uso de la roca excavada, escombros y arena para elevar las propiedades cercanas.

Miami Beach y sus $500 millones en bombas y calles elevadas son actualmente “la vanguardia” de la adaptación al aumento del nivel del mar, dijo, pero esas soluciones son inadecuadas para el futuro. Las soluciones de ingeniería por sí solas no son la respuesta, según el informe. Los estudiantes sugirieron que la ciudad se concentrara en trabajar en más árboles, pastos y otras soluciones basadas en la naturaleza para drenar el agua de las inundaciones y crear espacios públicos agradables.

Los estudiantes pasarán los próximos tres años estudiando los problemas de Miami y Miami Beach con el cambio climático, la asequibilidad y el transporte. La clase del semestre de primavera se centra en la salud pública y el cambio climático en Allapattah, Overtown y Little Haiti, dijo el profesor de Harvard Jesse Keenan.

Deja un comentario