Hasta los ladrones pueden tener corazón. O al menos remordimientos. Eso es lo que descubrió una mujer de Bélgica cuya casa fue desvalijada la semana pasada. Entre otras pertenencias y joyas, los delincuentes se llevaron un colgante con una foto de la pequeña Axana, su hija que murió de meningitis en 2002 cuando tenía apenas 10 meses.

Su madre, Sabrina Bollens, decidió hacer una convocatoria para tratar de recuperarlo.

“Tiene un gran valor para mí y para mis padres. Espero que los culpables tengan corazón y que nos lo devuelvan”, cerró su posteo, que se volvió viral. Cientos de clics de por medio, llegó hasta los ladrones.

Unos días más tarde, Bollens tuvo una sorpresa al abrir el buzón de su casa, en Gingelom. Dentro de un sobre se encontraba el colgante, aunque sin la cadena.

“Agradecemos a todos los que compartieron nuestro mensaje. Mis padres y yo aún no nos hemos recuperado del robo. Pero el hecho de haber recuperado el colgante atenúa ligeramente nuestro dolor. Aparentemente, estos ladrones tienen corazón”, declaró la mujer al diario Het Laaste Nieuws.

La policía local aún no tiene pistas sobre quienes cometieron el robo pero se sorprendió de que se hayan arriesgado a volver a la escena del crimen.

Deja un comentario