Todo parecía indicar que “el drama” de la vida real que encabezan Marjorie de Sousa y Julián Gil estaba llegando a su fin, pero ayer se escribió otro capítulo de esta telenovela.

Ayer el actor acudió a su encuentro con su hijo Matías en el Centro de Convivencia Familiar Supervisadas del Tribunal, y al salir de éste pretendía tomarse una fotografía junto al niño.

“…Él quería tener un momento íntimo con su hijo, una foto con Matías y se lo impidieron, lo bloquearon, se lo arrebataron”, señaló Alberto Navarro, publicista del actor.

“A Julián y a todos los que entran al centro de convivencias le quitan el celular, es una regla, si va la mamá, se lo quitan también, por eso él quería la foto porque no tiene una con su hijo desde hace más de un año”, agregó.

En un video divulgado del momento se aprecia cómo el actor buscó la fotografía con el menor, pero le fue imposible.

“Yo quiero sacar una foto con mi hijo”, pidió Julián.

“…esto es allá adentro”, se escucha la voz de un hombre que al parecer es identificado como un estilista de la actriz quien llegó junto a la nana de Matías al centro de convivencias.

El pequeño Matías, en brazo de la nana, abandonó el lugar después de estar otra vez en medio del escándalo.

Deja un comentario