A lo largo del último año y medio, las autoridades de la Reserva Policial Estatal de Karnataka (KSRP), una fuerza de seguridad de la India empleada para grandes eventos y para contener protestas violentas, notaron que tenían un problema.

De una fuerza de 14 mil hombres, 153 habían fallecido en los últimos 18 meses: 24 murieron en accidentes de tránsito, 9 se suicidaron, y los restantes fallecieron por condiciones derivadas del estilo de vida, como diabetes o problemas cardíacos. “Esta es la señal de alerta más grande que una fuerza policial puede recibir”, afirmó al sitio británico BBC Bhaskar Rao, el jefe de la KSRP.

Los miembros de una fuerza policial india serán sometidos a un nuevo régimen alimentario y un plan de ejercicio físico. / AP

Los miembros de una fuerza policial india serán sometidos a un nuevo régimen alimentario y un plan de ejercicio físico.

Para Rao y las demás autoridades, el problema estaba a la vista: el sobrepeso que aqueja a una porción significativa de los miembros de la policía. Y decidieron poner manos a la obra. Se le ha instruido a los máximos responsables de la fuerza que identifiquen a los oficiales obesos, o que están camino a la obesidad, para que empiecen un tratamiento para bajar de peso. Se les darán además instrucciones acerca de cómo cambiar de dieta y estilo de vida. Quienes se nieguen se enfrentarán a la posibilidad de ser suspendidos, e incluso despedidos.

La dieta básica de los policías indios consiste en comida frita a base de arroz. A esto hay que sumarle que la mayoría bebe alcohol y fuma de manera regular, y no hace ningún tipo de ejercicio.

La idea es que, una vez concluidos los estudios médicos, se le arme un plan de actividad física en base a las aptitudes de cada uno, que puede variar entre hacer natación, yoga u otros deportes.

Deja un comentario