Los rígidos controles impuestos por el hombre fuerte del gobierno populista de Italia, el ultraderechista Matteo Salvini (ministro del Interior y vicepremier) dictan números de hecatombe entre los náufragos del Mediterráneo.

Según un organismo de las Naciones Unidas, solo en junio, pese a que el número de migrantes de las costas libias a Italia ha bajado en un 80% desde hace casi un año, se registraron diez naufragios con 557 ahogados, casi un tercio del primer semestre de este año, que registró 1400 muertos.

En las últimas dos décadas han muerto en naufragios en el Mediterráneo más de 35 mil personas en centenares de naufragios.

Un buque español rescata en junio a inmigrantes en el Mediterráneo pero ni Italia ni Malta quieren recibirlos./ AP

Un buque español rescata en junio a inmigrantes en el Mediterráneo pero ni Italia ni Malta quieren recibirlos.

La Agencia para Refugiados de la ONU señaló la urgencia de que las naves de las organizaciones humanitarias vuelvan a navegar en el Mediterráneo en la zona del canal de Sicilia, donde se encuentran las aguas fronterizas de Libia, Italia y Malta.

El nuevo gobierno populista italiano ha prohibido a las naves humanitarias con banderas extranjeras rescatar náufragos y llevarlos a puertos italianos. Además dispuso cerrarles los puertos para el reabastecimiento. La Guardia Costera italiana ha recibido orden de retirarse fuera de las aguas libias y dejar que intervengan solos las naves del país árabe, que han firmado un acuerdo el gobierno de Roma.

El resultado es que la situación se ha vuelto más dramática porque escasean los medios de socorro. En tierra diez mil prófugos han sido interceptados por los libios, que reciben un gran apoyo de dinero y medios de los italianos, y funcionan centros de detención en condiciones infrahumanas.

La situación es explosiva y esto explica lo que ocurrió con 67 prófugos a bordo de un gomón que partió de las costas libias y que fueron rescatados por un remolcador de bandera italiana, el “Vos Thalassa”, que opera en un área petrolífera vecina.

Deja un comentario