El conocido cirujano neoyorquino Emil Chynn ha relatado al diario Mirror detalles sobre una cirugía en los ojos que está cobrando popularidad entre los jóvenes. Se trata de la implantación de piezas de metal con diversas formas. En otras palabras, joyas para los ojos.

Según el médico, la operación se lleva a cabo con anestesia y dura solo unos minutos, en tanto que la rehabilitación no toma más que tres días.

Las joyas oculares, hechas de platino, miden de tres a cuatro milímetros, con un grosor de no más de un milímetro. Según Chynn, las piezas metálicas no se sienten, porque están cuidadosamente pulidas y casi nunca provocan alergia.

Además, si el cliente lo desea, es posible retirarla en cualquier momento.

Deja un comentario